Un brote de virus Nipah encendió las alertas entre las autoridades sanitarias de la India después de la muerte de un niño de 12 años en el estado de Kerala, en el sur de la India. El virus es altamente mortal. Luego de la muerte del niño, se han confirmado más casos, por lo que las autoridades intenta seguir los rastros de contagio

Mientras intensifican los esfuerzos de rastreo de contactos, se dispuso una cuarentena total para los casos identificados así como a las personas que estuvieron en contacto con el niño fallecido. Según Veena George, la ministra de salud de Kerala,  hasta el momento se han identificado 188 personas que entraron en contacto con la víctima. De ellos, 20 se consideraron contactos primarios de alto riesgo, principalmente miembros de su familia, todos los cuales estaban bajo estricta cuarentena u hospitalizados.

Entre los contactos estrechos fuera de la familia, se registraron dos personas que eran parte del personal de salud que asistió al niño. Los dos trabajadores de salud ya fueron ingresados en un hospital y son parte de estudios de analisis de sangre. 

¿Qué es el virus Nipah? 

Al igual que el coronavirus, Nipah es un virus zoonótico, por lo que se transmite de animales a humanos. La transmisión generalmente ocurre cuando los humanos entran en contacto directo con los animales o por el consumo de alimentos contaminados. Si bien, estos son los casos más comunes, en la India se han registrado un gran número de casos de transmisión de Nipah de persona a persona.

Los portadores naturales de este virus son los murciélagos frugívoros de la familia Pteropodidae, comúnmente conocidos como el “zorro volador”.  Los científicos han notificado que este tipo de murciélago tiene la capacidad de transmitir el virus a otros animales, incluidos cerdos, perros, gatos, cabras, caballos y ovejas.

Nipah es una zoonosis emergente que causa cuadros graves en animales y en el ser humano

¿Cuáles son los síntomas?

Un ser humano infectado generalmente muestra síntomas que incluyen fiebre y dolor de cabeza durante entre tres días y dos semanas, seguidos de tos, dolor de garganta y problemas respiratorios. Más tarde, la afección progresa rápidamente a hinchazón en las células cerebrales, lo que lleva a somnolencia, confusión y luego posible coma y muerte.

Aún no existe cura ni vacuna para Nipah, y los pacientes solo reciben atención médica de apoyo.

Según la Organización Mundial de la Salud, hasta el 75% de las infecciones por Nipah resultan fatales. En comparación, se cree que la tasa de mortalidad por coronavirus es de alrededor del 2%. Aproximadamente el 20% de los supervivientes de Nipah experimentan síntomas neurológicos que pueden persistir, como convulsiones y cambios de personalidad.

Origen del virus Nipah 

El virus Nipah se descubrió por primera vez en Malasia en 1999 durante un brote entre los criadores de cerdos. Desde entonces, ha habido múltiples brotes, todos ellos en el sur y sudeste de Asia. En total, se sabe que ha matado a más de 260 personas.

Los científicos han determinado que Nipah es menos contagioso que el coronavirus, pero tiene una tasa de mortalidad mucho más alta. Su período de incubación es más largo y puede infectar a una variedad mucho más amplia de animales. Estas razones hacen de Nipah un virus que causa una gran preocupación para los epidemiólogos que intentan predecir y prevenir la próxima pandemia.

Veasna Duong, jefe de virología del laboratorio de investigación del Institut Pasteur en Phnom Penh, ha estudiado las interacciones entre humanos y murciélagos en la región. En charlas con la BBC a principios de este año, el doctor concluyó que la proximidad en la que se encuentran las personas y los murciélagos en los mercados y otros lugares concurridos de Asia suponen un grave riesgo para la salud.

Los mercados populares son uno de los principales focos de contaminación

Adicionalmente, centros de investigaciones en Asia advirtieron que a medida que el clima se calienta y los humanos destruyen más hábitats naturales de especies como los murciélagos frugívoros en Asia, aumentan las oportunidades para que surjan nuevas variantes zoonóticas.

La OMS dice en su nota sobre el virus Nipah que “el riesgo de transmisión internacional a través de frutas o productos de origen natural, contaminados con orina o saliva de murciélagos frugívoros infectados se puede prevenir lavándolos a fondo y pelándolos antes del consumo. Las frutas con signos de picaduras de murciélagos deben desecharse”.