La fase estricta de la cuarentena que rigió entre el 1 y el 17 de julio no tuvo el resultado esperado por el Gobierno, que salió a pedir más responsabilidad ante la ola de contagios por coronavirus (Covid-19) que se registró pese a las medidas oficiales. El ministro de salud Ginés González García quien explicó la situación, durante una entrevista, en la que señaló que si bien "la mayoría" de las personas respeta el aislamiento social, preventivo y obligatorio, las que no lo respetan "hacen pagar un precio grande" al resto de la sociedad.

González García, afirmó haberse "sorprendido" por el aumento en los contagios de coronavirus registrados en los últimos días y consideró que "mucho de lo que está pasando hoy es por hacer asados, juntadas y mateadas", por lo cual insistió con que "la responsabilidad individual es fundamental".

También el gobernador bonaerense Axel Kicillof alentó la responsabilidad individual. Y sostuvo que en esta fase 3 de aislamiento "dependemos de que se entienda que tenemos que seguir cuidándonos" para mitigar la propagación del coronavirus en momentos en que los contagios continúan creciendo. "La tarea de cuidar la salud es permanente", agregó, al inaugurar cinco Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS).

Mate, asado y coronavirus

Mientras la preocupación oficial crece al ritmo de los contagios diarios y el nivel de ocupación de camas en las áreas de Terapia Intensiva, el ministro de Salud consideró que la situación actual no es por algunas situaciones socioeconómicas y habitacionales (como condiciones de hacinamiento) sino que tiene relación directa con la violación al aislamiento social, preventivo y obligatorio, tanto en el AMBA como en el interior del país.

Fue en ese marco que mencionó los asados, la juntadas y el hecho de que muchos aún compartan el mate. Sin datos que midieran la responsabilidad de las protestas que reunieron a centenares de personas en Plaza de Mayo en la propagación del virus, no hizo mención alguna sobre el tema.

"Este tipo de actividad explica estos brotes que estamos viendo acá (en referencia al Área Metropolitana de Buenos Aires) y en distintos puntos del interior. Por favor, que la gente tenga responsabilidad, es una cosa única, nunca lo vivimos y queremos que termine de la manera menos dañosa para los argentinos. Son momentos muy complicados", aseguró.

Tras reconocer que los resultados de la fase estricta de la cuarentena que rigió entre el 1 y el 17 de julio no tuvo el resultado esperado, González García señaló que si bien "la mayoría" de las personas respeta el aislamiento social, preventivo y obligatorio, las que no lo respetan "hacen pagar un precio grande" al conjunto de la sociedad.

"Creí que los casos iban a empezar a bajar fruto de la cuarentena", admitió el ministro, analizó que la última fase estricta de aislameinto "no fue hecho de manera correcta".

En declaraciones formuladas a la radio FM La Patriada, Ginés reconoció también que están "preocupados" ante el aumento de los contagios, y advirtió que si bien se entiende que "la gente está harta y cansada", en la medida en que "circula más gente, se suman más casos".

"Por favor cuidémonos a nosotros y a los que nos rodean. El cuidado es fundamental para que menos gente se enferme, para que menos gente necesite cuidados intensivos y tengamos menos consecuencias, que una de ellas es la muerte", insistió el ministro.

Su pedido coincide con el que realizó el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien reclamó a la población que tome conciencia de que actualmente decidir qué se va a hacer, dónde se va a ir y con quién se va a estar es una decisión de "vida o muerte".

La ocupación de camas

La preocupación oficial tiene otra razón de ser en el aumento de la ocupación de camas de terapia intensiva. El ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque, reconoció que es "importantes", aunque aclaró que "hay un margen" en el sistema sanitario.

"Tenemos un nivel de ocupación de camas importante, pero hay un margen. Manejamos tiempos de 10 o 12 días para los cambios de situaciones", afirmó el funcionario provincial.

La Presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, Rosa Reina, coincidió: "A nivel privado hay instituciones que están en el 80 por ciento, algunas menos, pero en general en ese porcentaje", dijo Reina, quien remarcó que esta cifra "es un promedio de todas las instituciones", y mencionó que lo mismo ocurre en hospitales públicos del AMBA.

Reina hizo hincapié en que, además de la disponibilidad de camas, hay pocos profesionales para dar respuesta a la demanda de los pacientes: "Somos pocos, lo hemos sido siempre, estamos sobrecargados de trabajo".