El Ingreso Familiar de Emergencia ( IFE) aguarda por la confirmación de Anses de su cuarta edición, sin embargo, vuelve a estar en la mira tras las alertas que se encendieron luego de que la firma de seguridad informática ESET diera a conocer nuevas modalidades de engaños.

En el informe presentado este martes, la empresa advirtió que los estafadores se comunican vía WhatsApp con un mensaje en el que afirman pertenecer al organismo previsional y que al usuario le corresponde el bono de $10000 del IFE, por lo que se contactan para ayudar a cobrar el beneficio.

Luego del primer contacto por Whatsapp, continúa una llamada telefónica por la que solicitan acercarse a un cajero con la tarjeta de débito, para hacer de guía en "cómo cobrar el dinero". Finalmente, la víctima modifica su clave de home banking por una que le proporcionan los estafadores.

“Un usuario sin mayor conocimiento de quienes tienen acceso al programa asistencial y dada la incertidumbre económica que muchas personas atraviesan por la situación actual que se vive a raíz de la pandemia, la posibilidad de obtener el beneficio resulta atractiva y permite caer en el engaño de manera más fácil", explicó Luis Lubeck, especialista del laboratorio de ESET Latinoamérica.

El integrante de la firma de seguridad también enfatizó en que "es importante tener siempre presente que no debemos proporcionar datos personales en llamados telefónicos que no realizamos nosotros, por más que parezca ser algo legítimo“. 

Además, en los reportes de la filial para América Latina, también se registraron solicitudes de préstamos preaprobados por 200.000 pesos.

"En principio los delincuentes no tienen conocimiento previo sobre quién cobra esta asignación. Los ataques se hacen por spam a miles de personas, por no decir millones de teléfonos, con el objetivo que alguien responda. A partir de esa instancia comienza la ingeniería social para obtener datos privados de la víctima y llevar adelante la estafa", precisó Lubeck.

Las estafas telefónicas crecieron durante la cuarentena: Se conoce como vishing aquellas en las que se suplanta la identidad de una empresa u organismo con el objetivo de robar dinero o información sensible de sus víctimas.

Cómo evitar las estafas del Ingreso Familiar de Emergencia

La empresa que detectó los engaños recomienda algunos puntos claves a tener en cuenta frente a esta situación:

  • Para cobrar la IFE por cajero no se necesita tarjeta de débito: aquellas personas que les corresponde la IFE, un ingreso que el gobierno dispuso como medida para ayudar a monotributistas (categorías A o B), trabajadores informales, desocupados, trabajadores de casas particulares o personas que cobran Asignación Universal por Hijo o Asignación por Embarazo para Protección Social, Anses publicó un documento en el que explica los medios de pago y aclara que, si bien se puede cobrar a través de cajeros automáticos, no se necesita una tarjeta de débito para acceder al dinero.
  • Anses no realiza llamados ni solicita datos personales vía correo o SMS: En junio la ANSES presentó 156 denuncias por casos de estafas en varias provincias del país en las que se hacían pasar por empleados del organismo para engañar a eventuales beneficiarios de la IFE. Las llamadas telefónicas no son la única vía explotada por los delincuentes, también se está utilizando el correo electrónico y falsas páginas de Facebook para obtener el CBU o el usuario del Home Banking.