En los últimos años la alimentación orgánica se convirtió en una tendencia que continúa en aumento en todo el mundo, y gran parte de su atractivo puede explicarse porque se propone como alternativa a dos de las principales problemáticas que preocupan: la salud y el cuidado del medio ambiente.

“El término ’orgánico’ se utiliza para referirse a las plantas que se cultivan sin pesticidas, insecticidas ni fertilizantes químicos; también se refiere a las carnes, las aves de corral, los huevos y los productos lácteos criados o producidos sin antibióticos ni hormonas del crecimiento, y alimentados con granos y otros alimentos orgánicos”, explicó el mastólogo Luciano Cassab.

En ese sentido, el especialista, miembro de la Sociedad  Argentina de Mastología, afirmó que “cuanto más natural es el alimento, menos tóxico es para el organismo, y de esa manera el cuerpo queda menos expuesto a los carcinógenos y otras sustancias  químicas que puedan resultar perjudiciales para la salud”.

Al ser consultado sobre la relación entre alimentación y cáncer de mama, Cassab indicó que “una alimentación saludable ayuda a  prevenir muchísimas enfermedades; y si a una dieta equilibrada le sumamos actividad física, contribuimos a reducir la posibilidad de  tener cáncer de mama”.

Si bien el mastólogo mencionó ciertos alimentos -principalmente  las frutas, verduras y legumbres- como protectores, la disminución  del riesgo de cáncer de mama requiere fundamentalmente de mantener un peso saludable.

“Un aumento del índice de masa corporal mayor a 25 está  relacionado en forma directa con el desarrollo de la enfermedad o la reaparición de la misma luego de contraerla. El aumento del  tejido adiposo induce cambios metabólicos, como la resistencia a la insulina implicada en el desarrollo, división y crecimiento de las células tumorales. Por otro lado, el tejido adiposo juega un rol importante en la síntesis de estrógenos, promotores directos del desarrollo y crecimiento tumoral”, explicó.

Frutas, verduras y legumbres disminuyen el riesgo de cáncer de mama

Cassab dijo que, entonces, antes que esperar un superalimento  que prevenga la aparición del cáncer de mama, “debemos tener una  dieta equilibrada y realizar actividad física para evitar el sobrepeso y la obesidad, factores que aumentan el riesgo de  desarrollar la enfermedad”.

“Recomendamos incorporar al menú verduras de hoja verde, calabaza, tomate, brócoli, repollo, zapallo y legumbres, así como también aceite de oliva y frutas frescas. Por el contrario, las  dietas ricas en grasas, carne animal, lácteos, quesos, manteca,  harinas blancas y el alcohol deben evitarse o consumirse con mucha moderación, ya que -dado su alto contenido calórico- aumentan el  riesgo de enfermedad”, detalló el mastólogo.