Las personas que transitaron por las calles de la Ciudad de Buenos Aires, las que utilizaron el transporte público o circularon con un vehículo particular cumplieron con el uso del tapabocas: "una prenda de vestir más", dijeron algunos, tras la obligatoriedad que rige desde desde este lunes tras la disposición del gobierno porteño para prevenir contagios del coronavirus.

Hasta ahora, el uso obligatorio de dispositivos de protección que cubran la nariz, la boca y el mentón regía para las personas que permanecían dentro de locales comerciales, oficinas de atención al público y circulaban en medios de transporte para prevenir contagios del coronavirus (Covid-19).

Según un relevamiento realizado esta mañana por Télam en Plaza Constitución y los barrios porteños de San Cristóbal, Balvanera y Caballito, un porcentaje del ciento por ciento cumplieron con la obligatoriedad de utilizar distintos tipos de tapabocas.

"Ya lo venía usándolo desde antes, así que no siento que es una obligación que me imponen", dijo a Télam Graciela, quien se dirigía a su trabajo desde Wilde.

Alfredo también indicó que ya utilizaba el tapabocas desde hace dos semanas, y aunque reconoció que "es a veces incómodo", lo seguirá usando.

En tanto, el gobierno porteño informó que para quienes no respeten la medida se prevén sanciones de 500 unidades fijas ($10.700) a 3.700 unidades fijas ($ 79.180) y/o clausura y/o inhabilitación en el caso de comercios.

En relación a esto, muchas personas consultadas aseguraron que no sabían que podían multarlos por no utilizar la protección en boca y nariz, pero indicaron que "siempre salen" con tapabocas, calificándolo "como una prenda de vestir más" como un pantalón, remera o campera.

"Ahora que hay que usar barbijo compré cuatro, para combinar con la ropa ya que presiento que esto va a ser para largo", contó entre risas Rubén, mientras se disponía a tomar el colectivo de la línea 59.

En los transportes públicos como trenes, colectivos, subtes y taxis también se observó el cumplimiento de la circulación de personas con tapabocas.

Un inspector de la línea 59, quien prefirió no dar su nombre, aseguró que "todas las personas suben protegidas", y que en las unidades viajan "entre 24 y 27", según el modelo.

Agentes de tránsito de la Ciudad que controlan a los pasajeros cuando suben a los colectivos indicaron que esta mañana en Constitución no se observó a ninguna persona que no haya utilizando tapabocas.

La disposición también abarca a automovilistas que transiten con su vehículo particular acompañado de una o hasta dos personas.

"Me parece bien la medida, todo lo que sea para prevenir y no contagiarse este virus es bueno. Yo trabajo en un reparto y tengo que salir a la calle, por eso ya venía usando el tapabocas, alcohol en gel y con los clientes respetamos las distancias", indicó Julián, que trabaja con su camioneta para una distribuidora de alimentos para perros.

Días atrás, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, sostuvo, al anunciar la nueva medida, que se tomaba luego de que se descubriera que "dos de cada tres personas son asintomáticas".

Por su parte, el secretario de Transporte y Obras Públicas porteño, Juan José Méndez, había dicho que "en las últimas semanas hubo un crecimiento sostenido pero más bajo que los habituales" al referirse a la circulación de vehículos y a las personas que ingresan a la Capital Federal.

Las autoridades porteñas agregaron que "como tapabocas sirve cualquier elemento que pueda cubrir boca, nariz y mentón, de fabricación casera con pañuelos y telas".