Más de 200 alumnos realizaron una sentada frente al rectorado de la Universidad Nacional del Sur (UNS) en Bahía Blanca como protesta por la resolución de las autoridades en la que afirmaron que no suspenderán las clases durante la Semana del Estudiante, aunque concedieron asueto para el martes 21 de septiembre.

La movilización fue realizada por alumnos del nivel medio de las escuelas dependientes de la UNS y aseguraron que cuentan con el apoyo de la mayoría de los docentes. Sin embargo, las autoridades aseguran lo contrario.

El rector reafirma su decisión

El rector de la institución, Daniel Vega, justificó la decisión asegurando que "no se han podido alcanzar los objetivos en la mayoría de los cursos" y que "de la crisis se sale con más educación".

En esta línea, evaluó que "con estos 4 días no vamos a resolver la situación de fondo, pero van a ayudar al objetivo de los 180 días de clases" y destacó que "fue una resolución de rectorado, que contó con un aval de la comisión".

"Si bien hay gente que está molesta con la decisión, la realidad es que la mayoría de la comunidad está muy contenta porque somos conscientes de la necesidad de resolver el problema educativo con las herramientas que tenemos hoy", consideró en una conferencia de prensa. 

Además, destacó que "la semana por calendario no es una tradición" y explicó: "El asueto es el 21 y lo mantenemos. Históricamente sucedía que los alumnos administraban la asistencia o no a los establecimientos, pero lo de tener una semana completa en el nivel preuniversitario no es una tradición".

Protestas y sentada

El conjunto de estudiantes rechazó fuertemente esta decisión. Según explicó a LU2 Josefina Palazzesi, integrante del centro de estudiantes, el comunicado del rectorado surge porque "la primera semana trabajada en virtualidad, del 1 al 5 de marzo, iba a ser compensada con la Semana del Estudiante, del 20 al 24. Es decir, se cancelaba y había que seguir con las clases".

"Los docentes trabajaron (esa primera semana de marzo), los no docentes también, nadie les paga esa semana de más y nosotros, los estudiantes, tuvimos las clases como debe ser, nos levantamos temprano. El típico argumento es que no se tuvo clases por la virtualidad, pero en realidad esa semana tuvimos clases como siempre", continuó. 

La movilización desde el edificio de 11 de Abril, hasta la sede de la UNS, en Avenida Colón 80, contó con la participación de 200 adolescentes conducidos por el centro de estudiantes.

Además, aseguraron que "la mayoría de los docentes y no docentes están de acuerdo" con el pedido y tienen dos hojas con sus firmas en apoyo al reclamo. Sin embargo, los propios alumnos reconocen que "hay bastante desacuerdo de los padres".