Legisladores porteños de bloques opositores se reunieron con jóvenes ambientalistas y asumieron el compromiso de "lograr los consensos necesarios" para derogar la modificación a la ley de "Basura Cero" que permite incinerar residuos en la Ciudad de Buenos Aires.

"El daño al medio ambiente es una violación a los derechos fundamentales", dijo Leandro Halperín, del bloque UCR-Evolución, quien fue el primer legislador en tomar la palabra durante el encuentro. Y luego agregó: "Nuestro bloque votó en contra de la modificación, pero hay que convencer a aquellos que están a favor y buscar acuerdos. Cuentan con nosotros y nosotras para hacerlo".

En mayo de 2018, la Legislatura porteña modificó la ley 1.850 de "Basura Cero" y aprobó la 5.966, que autoriza la combustión de residuos sólidos urbanos para recuperar energía.

En octubre de 2019, la jueza en lo contencioso administrativo y tributario de la Ciudad de Buenos Aires, Elena Liberatori, declaró inconstitucional la ley de incineración, entre otros puntos, por no haberse cumplido con el procedimiento de doble lectura y Audiencia Pública que demandan las normativas ambientales en la ciudad.

"Es una cuestión de justicia social, ya sabemos dónde se instalarían las plantas incineradoras y quiénes serían los principales afectados: los sectores más vulnerables", dijo a su turno Lucía Campora, del Frente de Todos (FdT).

El fallo de la jueza Liberatori que suspendió la ley 5.966 fue la respuesta a un recurso de amparo colectivo presentado por organizaciones ambientalistas y cooperativas de recicladores urbanos. El Gobierno porteño apeló ese fallo y ahora debe expedirse la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad. "La incineración de basura contamina y destruye empleos", afirmó a su turno Alejandrina Barry, del Frente de Izquiera y de los Trabajadores (FIT).