Al entrar al octavo mes desde cuarentena, el país se mantiene en dos fases distintas en el control del coronavirus (Covid-19) en cuanto a la circulación de personas. Para priorizar las provincias con mayor número de casos, el Gobierno estableció el Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) en los territorios que concentran el 55% de los contagios diarios.

El presidente, Alberto Fernández, realizó el anuncio ayer desde Misiones y no utilizó las clásicas filminas para explicar la situación como lo hacía desde la Quinta de Olivos. “Desde el día en que venza la cuarentena, vamos a seguir como estamos durante 14 días. Es aislamiento para unos y distanciamiento social para otros” confirmó.

Fernández explicó que se decidió “concentrar el esfuerzo en esas ocho provincias que, sumadas al AMBA, que registra ocho semanas seguidas de caídas de contagios, tienen la gran proporción de los contagios del país”. 

Las provincias que continuarán en ASPO son Santa Fe, Chubut, Córdoba, San Luis, Mendoza, Neuquén, Río Negro y Tucumán que registran un creciente número de casos y fallecidos de manera diaria, ademas de una tensión en el sistema de salúd por las camas de terapia intensiva con altos niveles de ocupación.

El presidente también confirmó que habrá aperturas en la mayoría de los distritos y que la actual medida “No es una cuarentena, es un mecanismo de aislamiento para algunos y de distanciamiento social para otros y de a poco vamos abriendo actividades”.

El Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio (DISPO), un formato menos estricto, aplicará para las provincias de Misiones, Corrientes, Formosa, Entre Ríos, Catamarca, Jujuy, La Pampa y San Juan.

Las que tendrán un formato mixto en sus territorios por tener distritos con mayor incidencia de contagios son Ciudad Autónoma, Buenos Aires, Chaco, La Rioja, Salta, Santa Cruz, Santiago del Estero, Tierra del Fuego. Siguen en ASPO algunos municipios (El área metropolitana en el caso de Buenos Aires), pero no retroceden a la estricta fase 1.