Al menos cinco trabajadores de supermercados de la ciudad de Buenos Aires se encuentran en cuarentena obligatoria con la confirmación de que fueron contagiados con coronavirus (Covid-19), mientras que se destaca la falta de transmisiones entre los trabajadores del subte y hay apenas algunos casos entre los aeronavegantes, muy expuestos durante los vuelos de repatriación de los argentinos que habían quedado en las zonas de riesgo cuando la pandemia se expandió por Europa.

Además del personal de las fuerzas de seguridad y los trabajadores de la salud, el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio obligó a otros trabajadores a permanecer en sus puestos, como en el caso de los alimentos, una de las actividades exceptuadas.

Según pudo confirmar BAE Negocios de fuentes sindicales, hay al menos cinco casos de coronavirus entre trabajadores de las grandes cadenas de supermercados: uno en Coto Once, frente a plaza Miserere; tres en el Coto de Recoleta, de French y Pueyrredón, y un quinto caso en el Carrefour Express de Córdoba y Ecuador.

Según trascendió, la sucursal de French y Pueyrredón cerró al mediodía para desinfectar el local, con la idea de volver a abrir mañana jueves. 

Los trabajadores de los supermercados deben afrontar un mayor grado de exposición ante la pandemia, aunque no son los únicos: los metrodelegados confirmaron este miércoles que hasta el momento no se registró ningún caso de coronavirus en los trabajadores del subte.

"Afortunadamente, hasta ahora, no hemos tenido ningún caso de coronavirus en el subte. Cuando hubo casos sospechosos, fueron las ambulancias y constataron que no había los síntomas correspondientes, así que fueron descartados inmediatamente", informó a NA Enrique Rostito, vocero de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP).

El dirigente, además, señaló que incluso en esos momentos en que algún trabajador del subte manifestó un síntoma similar a los del Covid-19 "Metrovias aplicó el protocolo de aislamiento y cerró el lugar para desinfectarlo".

De esta forma, pese a seguir dando servicio durante todos estos días restringido (sólo están abiertas la mitad de las estaciones de cada línea), no se reportó hasta el momento ningún contagio de coronavirus en maquinistas de subtes, boleteros ni mecánicos.

El servicio de subterráneos en la Ciudad de Buenos Aires opera con modificaciones desde el jueves 19 de marzo a raíz de la pandemia y esa medida es una de las tantas que rigen para intentar frenar el contagio de coronavirus.

En ese marco, desde el viernes pasado se reabrieron once estaciones cercanas a entidades bancarias (aunque sólo de 9:30 a 15:30) para asegurar el acceso a todo aquel que necesite trasladarse a esas sedes.

Hasta el momento, uno de los pocos sindicatos que reportó casos de coronavirus positivos entre sus trabajadores fue el de Aeronavegantes, que el jueves pasado informó que dos afiliados se contagiaron durante los vuelos de repatriación de argentinos varados en el exterior.