Un niño de siete años, encontró varios ejemplares del "dragón azul" el pasado dos de mayo en una playa del parque nacional Padre Island National Seashore, Arizona. 

El padre del menor explicó que su hijo ama a los animales marinos y al mostrarle su descubrimiento pensó que se trataba de una medusa botón azul. Además, enfatizó que en poco segundos al caminar unos metros más sobre la orilla del mar, hallaron otros tres ejemplares iguales. 

“Me dijo que había descubierto una nueva especie”, bromeó el padre, quien contó que había veraneado durante 30 años cerca del mar, y nunca había visto nada parecido.

Al enterarse las autoridades del parque, señalaron que no se trataba de una nueva especie, pero era un "hallazgo raro" e inusual. Los expertos le indicaron que se trataba de un Dragón Azul, o Glaucus Atlanticus, un tipo de babosa marina que posee una picadura muy peligrosa y mortífera.

Aunque no tiene el tamaño del fastuoso ser mitológico ni escupe fuego por la boca, el Glaucus Atlanticus, que solo crece entre tres y cuatro centímetros, tiene una técnica defensiva implacable, gracias a las pequeñas medusas azules que come.

Por otra parte, los biólgos del parque explicaron que después de tragar a sus presas, el Dragón Azul no digiere las células urticantes de las medusas, sino que las almacena en el intestino y las envía desde allí hacia sus plumas, o “dedos”, para poder utilizarlas en el futuro y protegerse así de posibles ataques.

En este sentido, los responsables del paruqe explicaron por medio de facebook que "los dragones azules son muy pequeños, pero no dejes que su tamaño te engañe, tienen una defensa digna del nombre dragón". 

“Son depredadores de la medusa azul. Después de comer, mueven las células punzantes de la medusa hasta el final de sus “dedos”. Como pueden concentrar las células urticantes juntas, ¡su picadura puede ser más dolorosa que la de una medusa! Entonces, si ves un dragón en el parque, sorpréndete porque es un hallazgo raro, pero también mantén la distancia”, advirtieron a través del comunicado.