El CEO de Apple, Tim Cook, agradeció al iPhone X por un trimestre “ejemplar”, dado que gracias al teléfono lanzado en noviembre último batió récords de facturación pese a haber vendido menos unidades que en el mismo período del año anterior.

La compañía tecnológica radicada en Cupertino, California, publicó ayer los resultados del último trimestre de 2017, en el que ganó 20.065 millones de dólares, un 12% más respecto al mismo período del año anterior.

Apple ingresó 88.293 millones de dólares, de los cuales 61.576 millones (aproximadamente dos tercios) correspondieron a los distintos modelos del iPhone, categoría seguida de lejos por los servicios (8.471 millones), los Mac (6.895), los iPad (5.862) y otros productos, como Watch (5.489).

En concreto, la facturación de los iPhone durante el trimestre subió un 13%, impulsada por el producto más reciente de la línea, a pesar de que la venta de unidades bajó un 1%, hasta 77.316 millones.

La compañía asumió riesgos con la décima versión de su teléfono estrella y la acompañó de un rediseño y nuevas funciones, como el reconocimiento facial, lo que contribuyó a que el iPhone X tuviera un precio de salida de 1.000 dólares en el mercado estadounidense.

Cook destacó en una conferencia telefónica con inversores que el primero del año fiscal de 2018 fue el “mejor trimestre de la historia” de Apple, y lo calificó como “estelar” especialmente para el iPhone, aunque la venta unitaria del último modelo quedó por debajo de las expectativas de los analistas.

Por su parte, el responsable financiero de Apple, Luca Maestri, no hizo referencia a los planes de recortar la producción del iPhone X de 40 millones de teléfonos a 20 millones en los próximos tres meses, que reveló The Wall Street Journal el martes, con cita a fuentes conocedoras del asunto.

Maestri indicó que a la alta facturación le favorecieron las ventas de diciembre, que fue una semana más corto en comparación con el del ejercicio anterior. 

Asimismo, abordó el impacto de la reforma fiscal estadounidense en las cuentas de Apple y estimó que la firma pagará unos 38.000 millones al gobierno para repatriar sus ganancias pasadas en el extranjero, como anunció hace un par de semanas en un comunicado.

Cifró el efectivo de Apple en 285.000 millones de dólares, de los cuales 122.000 son deuda y 163.000 neto, y señaló que la compañía tiene el objetivo de ser “neutral” en cuanto al efectivo, es decir, lograr una equivalencia entre esos dos conceptos, en un periodo de tiempo no especificado.

Tras el anuncio de los resultados, al cierre de la sesión en Wall Street, las acciones de Apple, que se revalorizaron un 45 % el año pasado por las expectativas hacia el iPhone X, subían más de un 3 % en las operaciones electrónicas posteriores.