La cantidad de pacientes con coronavirus en Argentina ya es de 6.563, y el total de personas fallecidas alcanzó las 321. En este panorama, el Ministerio de Salud informó los nuevos criterios que se tienen en cuenta para definir casos sospechosos de Covid-19.

Del número de casos, el 14,2% son importados, el 45,3% son contactos estrechos de casos confirmados,  el 29,3% son casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica. Ayer se informó el récord de casos diarios, con 285 nuevos pacientes en 24 horas.

Por otra parte, ya hay 2.266 personas que recibieron el alta médica, por lo que se recuperaron del Covid-19, según indicaron las autoridades sanitarias en el reporte diario del Ministerio de Salud.

Además, en todo el país ya se realizaron más de 90 mil test de PCR para detectar el virus, por lo que hay 1.993 pruebas por cada millón de habitantes, que se analizan en laboratorios de todo el país. El porcentaje de positividad de los exámenes realizados es de 8,76%.

El subsecretario de Estrategias Sanitarias, Alejandro Costa, explicó los diferentes criterios con los que esta semana se actualizó la definición de caso sospechoso en la "búsqueda de la detección precoz en distintos ámbitos".

"Se mantiene la fiebre de 37,5 grados junto a la presencia de tos, dolor de garganta, dificultad respiratoria, o la presencia de una alteración del gusto o el olfato", siempre que haya "un antecedente en los últimos 14 días de haber viajado a otro país, o estos mismos síntomas en caso de haber estado en un área de transmisión comunitaria o local en conglomerados", explicó Costa, respecto al primer criterio para definir un caso sospechoso.

El segundo criterio, que se incorporó esta semana, "agrupa a todo el personal de salud o personal esencial, incluidas las Fuerzas de Seguridad o Fuerzas Armadas, residentes o personal de un establecimiento o comunidad cerrada, como puede ser una penitenciaría, una residencia de adultos mayores, un establecimiento geriátrico, o los habitantes de un barrio popular o una comunidad originaria".

En los casos que involucran a todas esas poblaciones, "el criterio de diagnóstico se refiere a la presencia de dos o más síntomas", con la salvedad de que puede ser cualquiera de los malestares mencionados, y no necesariamente con la presencia de fiebre.

Los barrios populares, para entrar en esta categoría, son aquellos en los cuales "el 50% de la población no tiene un título de propiedad, y hay dificultad para el acceso a dos o más servicios".

Otro de los criterios para un posible cuadro de Covid-19 es el contacto estrecho, es decir, alguien que haya estado con un paciente confirmado de coronavirus, si el contacto se dio "con la presencia de uno de los síntomas referidos" por parte de la persona enferma.

"Si hay una alteración del gusto o del olfato de reciente comienzo, de causa no explicada, en ese caso se promueve el aislamiento" y al tercer día la realización del test de PCR, que determina la presencia o no del virus.

Además, "en lugares donde hay transmisión comunitaria de coronavirus, si hay un diagnóstico de neumonía con una situación que no puede ser detectada, también se lo sospecha", así como "si hay una infección respiratoria aguda grave sin etiología en un ámbito donde no está circulando el virus".

"El porcentaje de positividad promedio está subiendo, es el motivo por el cual hace unos días estamos trabajando con las epidemiologías de todo el país en sensibilizar la definición de caso sospechoso y en abordar de manera particular la definición de contacto estrecho, sobre todo en los lugares donde la dinámica de transmisión es diferente, donde es mayor", como en "las comunidades cerradas, los pueblos originarios, los geriátricos, los barrios populares y los contextos de encierro", explicó la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.

Sobre esto, sostuvo que "lo que se busca es seguir trabajando en la detección precoz, el diagnóstico y el aislamiento precoz para minimizar la transmisión, sobre todo en esas situaciones particulares". Para esto está en marcha el plan Detectar, por el cual se visitan contactos estrechos de pacientes en barrios populares con el objetivo de detectar si también fueron afectados.

Respecto a las diferentes fases en las que entró el país en esta nueva etapa de la cuarentena y hasta el 24 de mayo inclusive, Vizzotti explicó que hay "tres escenarios muy diferentes en todo el país".

Por un lado, "las jurisdicciones que tienen menos de 500 mil habitantes, que no tienen casos o han podido controlar la situación ya han reiniciado en forma progresiva actividades y se están monitoreando", en lo que es la fase 4. En segundo lugar, "los aglomerados urbanos con más de 500 mil habitantes que no son AMBA están habilitando autorizaciones a través de los goberadores y la autoridad sanitaria, cumpliendo los indicadores, también con un monitoreo intensificado".

Por su parte, recordó que el área de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires "sigue en fase 3", lo que "implica una movilización de un máximo del 50% de la población". "Si bien se ve un aumento de la cantidad de personas que están en movimiento, de ninguna manera supera el 50%. El transporte no llega al 30% de circulación, se ve más circulación de autos, que es la recomendación para el transporte individual, y los embotellamientos se ven porque hay controles en el ingreso a Ciudad de Buenos Aires", remarcó Vizzotti.