El coronavirus en Argentina acumula un total de 213.535 casos positivos y, con 30 nuevas muertes entre anoche y esta mañana, ya hay más de cuatro mil personas fallecidas por Covid-19. De esta forma, son 4.009 las víctimas fatales por la enfermedad.

La tasa de mortalidad, es decir, el porcentaje de personas infectadas con el virus que murieron del total de pacientes confirmados, creció y ya es de 1,9%, mientras que la tasa de letalidad específica de coronavirus es de 88 personas fallecidas por cada millón de habitantes en el país.

Hay 1.207 pacientes Covid internados en terapia intensiva, de los cuales 81% están en establecimientos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires. Este indicador se encuentra en caída, lo que quiere decir que cada vez hay más personas internadas en otras provincias del país.

El 66,4% de las camas de cuidados críticos del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) están ocupadas, tanto por casos de coronavirus como por cualquier otra afección. A nivel nacional, este porcentaje de ocupación es del 56,6%.

De los 6.792 casos nuevos registrados durante el martes, 1.085 no corresponden al AMBA. Esto muestra que, si bien antes "la mayor predominancia" estaba en el AMBA, "en este momento se está viendo un aumento del número de casos en forma sostenida en el resto del país", que ya "dejan de ser brotes por conglomerados", es decir, en grupos de contactos reducidos, explicó Carla Vizzotti, la secretaria de Acceso a la Salud.

"Lo mismo sucede con la ocupación de las camas de terapia intensiva en relación a las personas que tienen Covid confirmado", señaló la funcionaria: de las 1.207 personas en cuidados críticos, 42 están en Mendoza, otras 42 en Río Negro, y 30 en Jujuy.

Del total de casos, 1.123 (0,5%) son importados, 59.408 (27,8%) son contactos estrechos de casos confirmados, 119.544 (56%) son casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

Por otro lado, el 45,5% de las personas infectadas lograron recuperarse: se trata de 96.948 personas que recibieron el alta.

Con respecto a la prohibición de reuniones sociales en lugares cerrados durante hasta el 16 de agosto, independientemente de que las zonas estén en aislamiento o distanciamiento social, reiteró que se decidió esto por el "aumento sostenido de casos allí donde no había y no se controlaron los brotes por conglomerado".

"Las reuniones sociales son la principal causa y si hay un ingreso de una persona con coronavirus en una situación de distanciamiento social, preventivo y obligatorio, y no se cumplen las recomendaciones, la posibilidad de experimentar lo que están pasando otras provincias es grande", recordó a las regiones donde no hay casos, con el objetivo de "prevenir brotes".