En diferentes partes del mundo, científicos y médicos siguen evaluando de que forma actua el coronavirus (Covid-19) en el cuerpo, y uno de los descubrimientos más recientes es una reacción en la sangre que se presenta en los casos más graves.

En una investigación realizada en Nueva York, en la que se realizaron autopsias a unas 67 personas que perdieron la vida a causa del Covid-19, forenses se encontraron con que el virus afecta a las células del endotelio, la pared inferior de los vasos sanguíneos y como consecuencia se desarrollan coágulos que derivan en complicaciones severas.

La formación de esos coágulos y la afectación al endotelio causa los infartos al miocardio y las embolias pulmonares.

El patólogo del hospital de Mount Sinai de Nueva York, Carlos Cordón-Cardó, explicó al medio La Vanguardia: “Al principio veíamos la Covid como una infección respiratoria que podía causar neumonías. Ahora sabemos que aquella visión inicial era excesivamente simple. En los casos en que se complica, se extiende más allá del aparato respiratorio y se convierte en una enfermedad multiorgánica”.

En los órganos como el cerebro y los pulmones, el endotelio tiene una alta cantidad de la proteína llamada ACE2, que es el receptor del virus y quién lo deja entrar a estos órganos.

Qué revelan las autopsias por coronavirus

Se encontraron gran cantidad de pequeños trombos en cerebro y pulmones, mientras que en otros órganos como los riñones apenas hay receptores de ACE2 y no se encontraron trombos, lo cual reafirma la hipótesis de los médicos.

Dichas investigaciones también revelaron que las personas que padecieron complicaciones graves por Covid-19 tienen la mitad de posibilidades de sobrevivir cuando reciben tratamiento con anticoagulantes a diferencia de los pacientes que no reciben estos medicamentos.

“Lo más importante es que comprender mejor la enfermedad nos permitirá mejorar el tratamiento de los pacientes”, expresó Cordón-Cardó.