Alrededor de 15 mil niños menores de 5 años murieron en el mundo en 2016 mientras que 46 por ciento de ellos fallecieron en los primeros 28 días de vida, según un nuevo informe difundido hoy por Unicef en el que se advierte que a pesar del descenso en la mortalidad infantil a nivel mundial, aumentaron 5 por ciento las muertes entre los recién nacidos.

De acuerdo al informe, a pesar de que se registró un descenso en la mortalidad durante los primeros cinco años de vida -pasó de 9,9 millones de fallecimientos en el año 2000 a 5,6 millones en 2016-, el porcentaje de muertes entre los recién nacidos aumentó del 41 al 46 % dentro de este período.

El estudio fue elaborado por el Grupo Interinstitucional para la Estimación de la Mortalidad Infantil de las Naciones Unidas (UN IGME, por su sigla en inglés), el participan Unicef, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial (BM).

"Desde el año 2000 se salvaron las vidas de 50 millones de niños menores de cinco años, un testimonio del serio compromiso para enfrentar las muertes infantiles que pueden prevenirse”, declaró en un comunicado el jefe de salud de Unicef, Stefan Swartling Peterson, según consignó EFE.

Sin embargo, el especialista aclaró que ese progreso “permanecerá incompleto” si no se trabaja más para evitar que bebés mueran el día de su nacimiento.

"Tenemos el conocimiento y la tecnología que se requiere, sólo necesitamos que llegue a los que más lo necesitan”, agregó.

El informe advierte que de seguir estas tendencias podrían morir 60 millones de niños menores de cinco años entre 2017 y 2030.

Por su parte, el subsecretario para Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, Liu Zhenmin, declaró que “pese al progreso todavía existen amplias disparidades en supervivencia infantil entre regiones y países”.
Esas diferencias quedaron reflejadas en la concentración de muertes de recién nacidos que llegan hasta 39 % en el sureste asiático, y de las cuales 24 % ocurrieron en la India y 10 % en Pakistán.

Unicef cita como ejemplo lo que ocurre en Africa Subsahariana donde se concentran e. 38 % de las muertes de recién nacidos en el mundo, de las cuales 9 % ocurrieron en Nigeria. Se estima que en esta región murió un recién nacido por cada 36 nacimientos, mientras que en los países de altos ingresos la cifra fue de una muerte por cada 333 nacimientos.

Según el informe, las principales causas de muerte entre los menores de cinco años fueron la neumonía y la diarrea, responsables del 16 y 8 % de las muertes respectivamente.

El reporte indica que las soluciones pasarán por mejorar el acceso a profesionales de la salud durante el embarazo y nacimiento, intervenciones en materia de inmunización, lactancia, medicinas de bajo costo, además de aumentar el acceso al agua e instalaciones sanitarias.