Brasil, el foco mundial de la Covid-19, con un promedio diario superior a 1000 muertes desde junio pasado, comenzó  la cuenta regresiva para tener una vacuna contra el coronavirus con la llegada a San Pablo de 20.000 dosis de la vacuna experimental de la compañía privada china Sinovac Biotech.

Los ensayos serán realizados en 9.000 brasileños trabajadores del área de salud de los estados de Río de Janeiro, San Pablo, Minas Gerais, Rio Grande do Sul, Paraná y Brasilia. El acuerdo es entre el estado de San Pablo y la empresa china en virtud de las relaciones de diplomacia paralela entabladas por la gobernación, en el marco de las diferencias de abordaje de la pandemima con el gobierno central de Bolsonaro.

La vacuna está en fase III, es decir, que se puede probar en humanos, y se prevé que si tiene éxitso pueda estar lista a inicios de 2021.Este es el segundo caso de ensayos en Brasil, ya que el primero comenzó por convenio con la Universidad de Oxford.