La Legislatura porteña aprobó este jueves una modificación al actual sistema de estacionamiento tarifado en la Ciudad de Buenos Aires, a partir de la eliminación de parquímetros y máquinas expendedoras de tickets y su reemplazo por un cobro a través de aplicaciones como WhatsApp; así como cambios en el servicio de grúas para que cubran todos los barrios.

El nuevo esquema fue propuesto por el Ejecutivo de la Ciudad y sancionado por 37 votos positivos de Juntos por el Cambio y la UCR-Evolución, 22 negativos y una abstención del arco opositor durante una sesión legislativa en la que hubo una participación de diputados mixta, presencial y virtual, por la pandemia del coronavirus (Covid-19).

Puntualmente, lo avalado por los legisladores es una nueva versión de la ley aprobada en 2016 que elevó de 4.000 a 130.000 los espacios tarifados para estacionar en toda la Ciudad y que promovió nuevas licitaciones para la operatividad de las grúas.

Aquella norma no llegó a implementarse en estos cuatro años por diversas acciones judiciales en contra.

Según los datos aportados por el Gobierno porteño, sólo en 2020 hubo más de 77 mil notificaciones de vecinos por autos mal estacionados que afectaban la convivencia vial y en la mayoría de ellas, el servicio de acarreo actual no tuvo capacidad para resolverlas.

La Ciudad todavía utilizaba cospeles y monedas para el estacionamiento

Durante ese período, a excepción de los meses del 2020 en que no hubo cobros ni acarreos por la pandemia, la Ciudad permaneció con el método de los cospeles y monedas para los parquímetros y las 30 grúas que recorrían las calles a la pesca de los autos en infracción para llevarlos a las tres playas activas.

Ahora, la nueva reglamentación contempla la separación de los dos servicios que funcionan de manera conjunta en la actualidad: el sistema de estacionamiento medido, con los parquímetros y las ticketeadoras, y el de las grúas, que está controlado por las empresas Dakota y BRD con contratos que están vencidos desde hace 20 años.

Para el primer caso, se dispuso que el sistema de cobro por el estacionamiento pase a manos del Estado que, a su vez, deberá reemplazar los parquímetros y las ticketeadoras por un mecanismo de pago basado en el uso de plataformas.

En ese sentido, la principal opción que se propuso es el chat del Gobierno porteño, llamado Boti, que funciona a través de WhatsApp, mediante el cual se podrá cargar la patente del vehículo para generar el abono del estacionamiento; no obstante incorpora el uso de otras alternativas de pago digital a futuro.

Chat on WhatsApp with Buenos Aires Ciudad

Además, se estableció que los vecinos residentes queden exceptuados del pago de la tarifa por estacionar en un rango de hasta 300 metros de distancia de su domicilio y fijó un cobro especial que se activará en determinadas zonas y días que estén afectados a eventos de concurrencia masiva, como espectáculos deportivos y musicales.

Respecto del esquema de grúas, la ley aprobada por los diputados en el recinto contempló un llamado a licitación por diez años del servicio, y llevó de dos a tres las zonas de concesión para la Ciudad.

Actualmente el acarreo de autos mal estacionados se produce en una zona acotada (Microcentro, Recoleta, Palermo, Belgrano). Al abarcar el 100% del territorio, el futuro servicio de acarreo llegará a todos los barrios de la Ciudad, y promoverá el ordenamiento en zonas residenciales o de alto flujo comercial que hoy cuentan con severos problemas de convivencia vial.

En este sentido, el nuevo sistema implicará una mayor participación de los vecinos al momento de direccionar la operación de las grúas: podrán solicitar respuesta inmediata en casos que afecten la convivencia vial y serán prioritarios los pedidos recibidos a través de los canales de GCBA. Por ejemplo, si un vecino de Villa Urquiza o Flores no puede sacar su auto de la cochera porque el ingreso se encuentra bloqueado por otro auto tendrá prioridad al momento de direccionar las grúas. El sistema estará al servicio de los vecinos.