La Ciudad de Buenos Aires inició este martes el ensayo para combinar diferentes dosis de vacunas de contra el coronavirus con el objetivo de "tener alternativas para mantener los esquemas" de inmunización ante una eventual demora en la llegada de segundas dosis de Sputnik V, como así también con el objetivo de avanzar con la aplicación de segundas dosis frente a la posible circulación comunitaria de la variante Delta.

"Es un estudio relativamente simple. Los que tengan más de 30 días después de haber recibido la primera dosis de la Sputnik V y más de 21 años, se pueden anotar" y recibir el segundo componente de la vacuna rusa, de AstraZeneca Sinopharm, explicó el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós.

En conferencia de prensa, el integrante del Gabinete de la Ciudad de Buenos Airesexplicó que a esas personas "luego se las evalúa para conocer las reacciones adversas del primer o segundo día, después se los acompaña de dos a tres semanas en el seguimiento clínico y a los 14 y 21 días se evalúa el grado de inmunidad que han despertado".

"Es muy seguro, porque se utilizan vacunas ya aprobadas", destacó el funcionario de la Ciudad, quien precisó que hasta el momento se anotaron 5 mil candidatos, de los cuales se seleccionará un grupo de entre 200 y 400 voluntarios para el ensayo clínico.

A la vez, adelantó que "en tres semanas exactas” tendrán los resultados de los laboratorios que participan del ensayo clínico. “A partir de allí son uno o dos días de análisis de datos” y luego se dispondrá de la información para comunicar los resultados  de manera oficial.

La llegada de la variante Delta a Argentina

En este sentido, Quirós remarcó que el objetivo del estudio es "tener alternativas para mantener los esquemas de vacunación" para fortalecer la cobertura con segundas dosis ante la llegada de la variante Delta: “Sin ninguna duda llegará a la Argentina”, vaticinó el titular de la Cartera de Salud porteña. 

“Decir cuándo va a ocurrir es extremadamente difícil. Ingresa con alguna persona que lo trae, en algún momento contagia a algún contacto estrecho o conviviente, después se pierde el control cuando llega a la comunidad y luego se va duplicando cada siete días en su participación", explicó.

Por esta razón, el ministro de Salud porteño indicó que la clave es "postergar lo más posible su ingreso y avanzar más rápidamente con la vacunación y sobre todo completar las segundas dosis". Asimismo, recordó que se ha "acortado el intervalo interdosis", para así avanzar con la inmunización completa más rápido.

Hasta el momento, en la Ciudad de Buenos Aires se registraron 463.094 contagios de coronavirus, enfermedad que provocó 10.965 muertes. En lo que respecta a la campaña de vacunación, el distrito 1.944.995 aplicadas: el 49,78% de la población porteña cuenta con al menos una dosis.