El gobierno porteño volvió a diferenciarse de Nación y de la provincia de Buenos Aires, en este caso a raíz del protocolo para los pasajeros que regresen del exterior. La administración que dirige Horacio Rodríguez Larreta estableció los viajeros que vuelvan del extranjero podrán aislarse en sus casas si el test en Ezeiza les da negativo y que se hará cargo de los costos de quienes deban aislarse en hoteles.

La Ciudad de Buenos Aires dio a conocer este martes cómo será el protocolo que deberán atravesar quienes lleguen del extranjero a partir del jueves 1 de julio, en el marco de las nuevas restricciones dispuestas el último sábado por la Casa Rosada que establecieron un máximo de ingreso de 600 personas por día al país.

Según lo dispuesto por el Gobierno nacional el último sábado, desde aquel día y hasta el 31 de agosto todas las personas que regresen de otros países tendrán que pasar 10 días de aislamiento obligatorio en "los lugares que las autoridades provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires indiquen al efecto".

La administración que conduce Horacio Rodríguez Larreta dispuso entonces "dos procedimientos para los viajeros que declaran como destino a la Ciudad", según el resultado que arroje el test obligatorio que deben realizarse al llegar al aeropuerto de Ezeiza.

A quienes el test les dé negativo, podrán cumplir el aislamiento obligatorio de 10 días en su hogar, y deberán volver a testearse a los siete días. Si a los tres días el gobierno porteño no logró contactar a la persona en su casa, las autoridades harán una visita personal al domicilio para constatar el cumplimiento del protocolo.

En cambio, si el test hecho en Ezeiza arroja un resultado positivo, la persona deberá aislarse obligatoriamente en uno de los hoteles dispuestos por la Ciudad para tal fin. En este caso, será el propio gobierno porteño el que se hará cargo de la estadía del pasajero.

De este modo, CABA vuelve a plantear una diferenciación política y contradice lo dispuesto por el Gobierno nacional, ya que la Decisión Administrativa 643/2021 de la Dirección Nacional de Migraciones emitida el último sábado establece que "los costos de la estadía en los lugares de aislamiento obligatorio que dispongan las autoridades provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (...) deberán ser asumidos por la persona que ingresa al país".

Si el testeo hecho al llegar al país da positivo, la muestra deberá además ser enviada para su secuenciación genómica, con el fin de determinar si pertence a alguna de las variantes de preocupación como la Delta. El costo de este trámite correrá por cuenta del pasajero, según lo dispuesto por la Casa Rosada.

Rodríguez Larreta también se diferenció de su homólogo bonaerense, Axel Kicillof, quien este martes dio a conocer que todas las personas que regresen del extranjero y tengan domicilio en la provincia de Buenos Aires deberán aislarse obligatoriamente en hoteles y hacerse cargo del costo de la estadía, sin importar si tuvieron un test positivo o negativo al llegar.

El protocolo establece, además, que quienes vuelvan al país tendrán que realizarse un primer testeo negativo antes de subir al avión. Unicamente tienen permitido el ingreso argentinos o residentes en el país, ya que es turismo extranjero se encuentra suspendido.

El protocolo para porteños a quienes el test en Ezeiza les da NEGATIVO

Podrán cumplir en su casa el aislamiento obligatorio dispuesto por el Gobierno Nacional y deberán testearse en el séptimo día. Cuando arribe al Aeropuerto y declare domicilio dentro de la Ciudad, la persona recibirá por SMS y mail el explicativo sobre cómo realizar el aislamiento y los pasos a seguir. En el correo electrónico estará el mecanismo para sacar el turno para hacerse el test al séptimo día.

Un equipo de las áreas de salud y las 15 comunas porteñas hará el seguimiento sanitario. Habrá un contacto telefónico diario que seguirá el cumplimiento del aislamiento y la evolución del estado de salud o cualquier consulta hasta reconfirmar el turno de testeo.

En caso que al tercer día no se haya podido tomar contacto con el viajero, el gobierno porteño hará una visita al domicilio declarado para constatar el cumplimiento del respectivo protocolo.

En tanto, si tras el séptimo día la persona que permanecía aislada no se presenta a realizar el testeo, también serán visitados para conocer la razón y facilitarles la realización del test.

El protocolo para porteños a quienes el test en Ezeiza les da POSITIVO

La persona cumplirá con el aislamiento de 10 días en uno de los hoteles que la Ciudad tiene a disposición para estos casos. Además, el Gobierno nacional se encargará de analizar la muestra para determinar la cepa del virus.

Actualmente se encuentran alojadas en hoteles 12 personas provenientes del exterior, 2 de la Ciudad y 10 de diferentes jurisdicciones. Este operativo de derivación en hoteles a quienes dan positivo en Ezeiza o Aeroparque se puso en marcha el 11 de marzo y desde entonces la Ciudad alojó a 229 personas de 13 jurisdicciones distintas y también del exterior (además de CABA, se alojó a residentes de Provincia de Buenos Aires, Catamarca, Chubut, Córdoba, Corrientes, Mendoza, Misiones, Río Negro, Salta, Santa Cruz, Santiago del Estero y Uruguay).

El Gobierno de la Ciudad afrontará los gastos de alojamiento para los residentes de CABA, como lo viene haciendo.

¿Qué pasa si se detecta a una persona que incumple el aislamiento?

Según el decreto 297 del año pasado del Gobierno nacional, se penará la violación del aislamiento en el marco de los artículos 205 y 239 del Código Penal.