El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció que los controles que se empezarán a desplegar desde el próximo lunes "son distintos", y adelantó que "se está terminando de generar el sistema para que la tarjeta Sube solo funcione para quienes tienen el permiso". 

"Si la cantidad de contagios sigue creciendo hay que volver a bajar la movilidad y los contactos de la gente de manera más estricta", enfatizó el mandatario bonaerense en relación al estado de la pandemia de coronavirus en el Área Metropolitana (Amba).

En este sentido, instó a que los ciudadanos "tome recaudos personales" como método "más efectivo para no contagiarse" coronavirus y destacó que "los resultados epidemiológicos de la cuarentena dependen del cumplimiento de los protocolos".

"Hay 17 millones de bonaerenses y es imposible controlar que cada uno cumpla con la cuarentena, ya que hoy una persona que anda en la calle tiene varios motivos que están permitidos", subrayó.

Sobre las reuniones sociales, señaló que "son más peligrosa por ser fuente de contagio", y amplió: "estar 15 minutos en un lugar cerrado con alguien con coronavirus es certeza de contagio".

En torno al aumento de hechos de inseguridad de las últimas semanas, el Gobernador aseguró que "se trabaja en forma coordinada con la Nación porque se necesita hacer una inversión muy grande para capacitar y equipar a la fuerza" policial.

"La emergencia en seguridad viene del Gobierno pasado y tenemos que conseguir un mayor profesionalismo", setenció.

Consultado sobre la desaparición de Facundo Astudillo Castro, Kicillof afirmó que "la provincia entera está a disposición de la Justicia y lo que más espero es que se sepa qué pasó y que aparezca".

"Quiero que quede bien claro que no se va a encubrir absolutamente a nadie y que hoy la investigación tampoco está bajo jurisdicción provincial", concluyó.