La ley de "Investigación Médica y Científica de Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y sus derivados" se encuentra sancionada desde 2017 pero recién este jueves, tres años después, se publicó en el Boletín Oficial un decreto regulatorio que elimina restricciones y posibilita "el acceso a las terapias de forma segura e informada para todos los usuarios y usuarias" de cannabis, incluso a través del "autocultivo o el cultivo solidario".

La norma no sólo posibilita la adquisición mediante la producción personal, sino que establece además que las obras sociales, el Estado y las prepagas "garanticen" este acceso, uno de los puntos fundamentales de la ley.

La decisión se toma porque si bien en la Ley 27.350 aprobada años atrás se había creado un registro nacional voluntario con el objeto de facilitar el acceso gratuito al aceite de cannabis y sus derivados, el mismo "no se encuentra operativo", informó el Gobierno.

Mediante el decreto 883/2020 se crea el "Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus Derivados y Tratamientos No Convencionales" en el marco del Ministerio de Salud que posibilitará mayores certezas en los beneficios de este producto.

Para el Gobierno nacional, era necesario "reglamentar adecuadamente el acceso al cultivo controlado de la planta de cannabis, así como a sus derivados, para fines de tratamiento medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor, implica cumplir el objeto de la Ley N° 27.350, de garantizar y promover el cuidado integral de la salud”.

El decreto también incentiva a un rol activo en "la promoción dirigida a equipos de salud y organizaciones de la sociedad civil y la implementación de acciones de concientización sobre el uso del cannabis y sus derivados", y se le otorga a los profesionales de la medicina "un rol fundamental en el acompañamiento de los pacientes", en estas terapias.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) podrán cultivar cannabis y el Instituto Nacional de Semillas (INASE) será el encargado de regular "las condiciones de producción, difusión y manejo”, de la producción estatal.

Por todos estos organismos públicos intervinientes, el decreto está firmado no solo por el Presidente, Alberto Fernández, el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y el ministro de Salúd, Ginés González García  sino también por el ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza y el  ministro de Agricultura, Luis Basterra.