La ministra de Salud, Carla Vizzotti, ratificó este miércoles la suspensión de las clases presenciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) como medida recudir la transmisión del coronavirus, y alertó que Argentina "está viviendo el peor momento desde que empezó la pandemia''.

"Cuando se dispara la curva es muy difícil poder interrumpirla en aglomerados urbanos cuya dimámica de transmisión es muy importante, por eso necesitamos disminuir la circulación de personas para así también disminuir la transmisión del virus", señaló la funcionaria durante la conferencia de prensa que brindó desde la Casa Rosada. 

Carla Vizzotti encabezó la conferencia de prensa de este miércoles

En medio de la batalla judicial que enfrenta a la Ciudad de Buenos Aires y al Gobierno nacional por la continuidad de las clases presenciales, Vizzotti insistió que el objetivo de la medida puesta en marcha mediante el Decreto de Necesidad y Urgencia ( DNU) 215,  "no se trata del riesgo individual de asistir a las escuelas", sino de un "riesgo colectivo".

"No se trata del riesgo individual de asistir a un establecimiento escolar donde se cumplan los protocolos, sino que se trata de un riesgo colectivo en un conglomerado urbano con una transmisión comunitaria intensa y una velocidad de contagios acelerada, donde la movilización de personas implica un riesgo", enfatizó la titular de la cartera sanitaria. 

Al ser consultada por los próximos pasos que llevará adelante el Ejecutivo nacional frente al amparo que presentó la administración porteña ante la Corte Suprema de Justicia, Vizzotti reiteró que la justificación ante el máximo tribual irá en la misma dirección de lo que se detalló en la normativa firmada por el presidente Alberto Fernández.

"Se está hablando de una situación de una pandemia inédita a nivel mundial. Argentina está en el peor momento de la pandemia porque aunque tenemos el sistema de salud fortalecido, aunque tenemos el equipo de salud vacunado, tenemos un aumento en el número de los casos que pone en riesgo el sistema de salud y tenemos la circulación de variantes", concluyó.

Por otro lado, señaló que la estrategia "no es que desaparezca el virus", sino "disminuir la velocidad de contagios y disminuir la velocidad con la que entra la gente a las terapias intensivas". Según se informó oficialmente, en dos semanas, la cantidad de distritos "en rojo" desde el punto de vista epidemiológico pasaron de 85 a 158, un aumento del 86%.

Resultados de las medidas en AMBA

 

"El sistema de salud está en tensión, estamos trabajando en optimizar la atención", indicó en tanto que consideró que "cada cuidado individual tiene impacto colectivo y en disminuir esta tensión" y que el objetivo es lograr que el sistema de salud "pueda dar respuestas", que "ya se logró" y no se le da "el reconocimiento" que se merece. En este sentido, advirtió que el impacto de las restricciones en Ciudad de Buenos Aires y en el Gran Buenos Aires en la curva de casos se verá "entre 7 a 10 días".

Sputnik V.I.D.A

 

Por otra parte, Vizzotti se refirió a la confirmación que realizó la empresa farmacéutica Laboratorios Richmond Sacif respecto de la producción en la Argentina de los primeros lotes de la vacuna rusa contra el coronavirus Sputnik V.

La ministra señaló, al respecto, que se siguen "buscando más y mejores oportunidades" para contar con más vacunas para la Argentina y sostuvo que hay "que ser prudentes" dada "la complejidad del proceso de producción" de estos fármacos.

Por estas horas, esas dosis producidas en la provincia de Buenos Aires están siendo sometidas al control de calidad por el Centro moscovita Gamaleya.

De avanzar de acuerdo con lo previsto en este acuerdo entre privados, se prevé que la fábrica argentina pueda producir cerca de 1 millón de vacunas en junio próximo y la posibilidad de escalar la producción hacia fines de diciembre. "Estamos trabajando con todos los laboratorios para que se cumplan los contratos", añadió.