La Confederación de Asociaciones de Diálisis de la República Argentina (CADRA) advirtió que 170 de sus centros privados de diálisis, que atienden a 1300 pacientes sin recursos, del programa federal Incluir Salud, peligran por la deuda de $200 millones que no pagan las autoridades nacionales. Aseguran que a partir de sábado 1 de septiembre no atenderán a nuevos pacientes.

Darío Zapata, presidente de CADRA explica: “Somos todas pymes argentinas que para poder atender a los pacientes no sólo debemos pagar los insumos como filtros y guías que están dolarizados, sino que además les pagamos el traslado que se ajusta al valor del combustible”. Este programa dependía del ministerio de Salud, pero ahora está bajo la órbita de la Agencia de discapacidad.

La gente que se atiende en estos centros recibe pensiones por invalidez o por discapacidad. “Es gente muy vulnerable, con muy pocos recursos, que no tienen otra forma de acceder a estos tratamientos. En su mayoría pertenecen a provincias del norte argentino como Formosa, Chaco, Santiago del Estero, Corrientes, Jujuy, Tucumán y Salta, entre otras provincias”, explica Zapata. Son tres redes las que ofrecen servicios de diálisis que están en la misma situación.

La Confederación asegura que en agosto, recién están cobrando el mes de marzo en algunas provincias. El presidente señala: “Lo hacemos público porque no recibimos respuesta, ni nos pagan la deuda, ni nos aumentan los montos por el servicio de acuerdo a la inflación. Hay centros ubicados en Córdoba y Entre Ríos que están al borde de la quiebra. Hace una semana mandamos cartas documento y no obtuvimos respuestas”.