El 46% de las mujeres que residen en la Capital Federal no tiene con quien dejar a sus hijos en caso de tener que volver a trabajar y que continúe la suspensión de las clases presenciales en las escuelas porteñas por la pandemia.

El dato surge de un relevamiento del Observatorio Gente en Movimiento, que mide situaciones problemáticas que surgen a raíz de la cuarentena y que, en caso de no ser atendidas, "profundizarán aún más las desigualdades en la Ciudad".

De los hombres consultados, en tanto, el 24% aseguró que tampoco tiene con quien dejar a sus hijos si debe volver a su sede laboral por un eventual levantamiento de la cuarentena sin que se reactiven las clases en las escuelas.

A través del índice de "Calidad de vida durante la crisis del Covid-19", el Observatorio relevó las preocupaciones y dificultades de los ciudadanos porteños en relación al aislamiento social preventivo y obligatorio vigente.

Uno de los datos a destacar es que el 88% de las personas que tienen algún familiar en geriátricos de la Ciudad de Buenos Aires temen que contraigan Covid-19, a raíz de los contagios masivos que se dieron en algunos de ellos.

Según las últimas cifras del gobierno de la Ciudad, en esta jurisdicción hay 558 geriátricos privados en los que viven 15.961 adultos mayores. El relevamiento reveló que casi nueve de cada diez porteños temen que sus familiares que viven en estas residencias se enfermen de Covid-19.

Por otra parte, el 56% ciento de los inquilinos de la Ciudad no están en condiciones de pagar el próximo alquiler. En detalle, se trata de unos 202.000 hogares que no podrán pagar el monto de junio.

La situación se agrava en la zona centro porteño, donde sólo el 21 por ciento podrá cumplir con el pago de su alquiler, dice el estudio.

El índice de "Calidad de vida durante la crisis del Covid-19" es elaborado mensualmente por un equipo multidisciplinario de profesionales del Observatorio Gente en Movimiento, coordinado por la diputada nacional Gisela Marziotta.

"Si bien es necesario sostener el aislamiento social obligatorio, también lo es atender con urgencia ciertas demandas de los vecinos y vecinas que, de no atenderse, profundizarán aún más las desigualdades en la Ciudad", sostuvo Marziotta.