En medio de la nueva pandemia por el coronavirus que azota al mundo, la empresa Crosscall desarrolló un nuevo celular "todo terreno" que se puede lavar con agua y jabón, sin tener que apagar el dispositivo. Además, puede utilizarse cualquier tipo de alcohol sobre el smartphone, que no sufrirá daños.

Los fabricantes de estos novedosos celulares recomiendan su uso a profesionales, trabajadores y empresas que utilizan el móvil como herramienta de trabajo durante la jornada laboral.

Los teléfonos celulares todo terreno o también conocidos como inteligentes fueron desarrollados por Crosscall, una compañía especializada en la fabricación de dispositivos mucho más resistentes a los golpes, vibraciones y temperaturas, así también como a los daños causados por productos sólidos y líquidos. 

Por otra parte, los celulares son capaces de adecuarse a las medidas de prevención  de higiene y desinfección ya que se pueden lavar y desinfectar, incluso utilizando geles de solución hidroalcohólica, para evitar los contagios, manteniendo el perfecto rendimiento del dispositivo y de la actividad que efectúa su usuario, según señaló la compañía.

En tiempos de coronavirus estas características lo hacen mucho más llamativo al público y amplía el mercado de venta. La directora general de Crosscall Iberia, María Jesús Tamayo afirmó que "gracias a su gran resistencia, los productos de la nueva gama Core son capaces de adaptarse a las exigencias de la nueva realidad", relacionado a la crisis sanitaria del Covid-19. 

Asimismo, agregó que los dispositivos superaron más de 13 pruebas de resistencia según el estándar de uso militar MIL-STD 810G.

"Estos dispositivos resisten las soluciones hidroalcohólicas compuestas por hasta 99.8% de isopropanol, es decir los geles desinfectantes que usan los sanitarios y ahora todos tenemos en el trabajo y en casa", añadió.

En este contexto, según Tamayo, dentro de las características propias de estanqueidad, "estos móviles soportan la limpieza a fondo y desinfección en profundidad con agua a alta presión (90 bares) y alta temperatura (hasta 80ºC), incluso recibiendo chorros desde diferentes direcciones". 

Otra particularidad del celular, es que no es necesario apagarlo para realizar los procesos básicos de lavado y desinfección, ya que sus puertos de conectividad están cubiertos con tapas de estanqueidad y, además, la tecnología de su pantalla permite usarlos con guantes para garantizar una mayor protección, según Crosscall.

Simon Clarke, profesor asociado de Microbiología Celular en la Universidad de Reading en el Reino Unido, quien trabaja con el Grupo Bullitt, fabricante de los teléfonos resistentes y lavables Cat, para concientizar sobre la importancia de mejorar la higiene de los teléfonos inteligentes y así ayudar a reducir la propagación del coronavirus consideró que los smartphone que se pueden limpiar más a fondo podrían tener un papel crucial en la reducción de la propagación de la Covid-19, y que su uso debe ser una consideración clave a tener en cuenta por parte de las empresas que planifican la vuelta al trabajo de sus empleados.

Los teléfonos Cat, a diferencia de otros teléfonos, se pueden introducir en agua caliente, ser frotados con jabón y luego enjuagados bajo el grifo, ayudando así a limpiar también zonas de difícil acceso como los puertos de carga y de auriculares, según su fabricante.