"Nuestra muerte no es un fin si podemos vivir en nuestros hijos y en la generación más joven. Porque ellos son nosotros; nuestros cuerpos son sólo hojas marchitas en el árbol de la vida"
Albert Einstein

Existen muchas creencias sobre lo que sucede con nuestra conciencia en el momento de la muerte, aun excluyendo los criterios religiosos.

En el momento en que se detiene el corazón de una persona se produce una sucesión de eventos que en menos de cinco minutos generan la muerte muy rápida de las neuronas. En caso de que ese corazón vuelva a latir se producen secuelas permanentes.

Pasados alrededor tres minutos se generan daños graves, como la imposibilidad de volver a recuperar la conciencia y las respuestas funcionales básicas como la respiración.

La pérdida de lo consciente es llamada "decorticación" perdiéndose totalmente la función de la corteza cerebral pero conservando la función respiratoria.

Una alteración más grave aún es la descerebración o muerte cerebral. Que corresponde directamente a una alteración del tronco encefálico, que al lesionarse complica la función respiratoria; no pudiendo recuperarse esa función si se recuperan los latidos cardíacos, requiriendo de asistencia mecánica para respirar.

En el estado de decorticación no requiere de asistencia respiratoria pero se produce una pérdida total de respuesta consciente y de la funcionalidad cognitiva, este estado es compatible con el llamado " estado vegetativo persistente", estado sin ningún tipo de respuesta. Diferente del recientemente descrito "estado de conciencia mínima" donde la persona presenta mínimas respuestas, como por ejemplo un movimiento menor.

En ambos casos se observa una alteración de corteza cerebral con mantenimiento de la posibilidad de respirar y de los reflejos autónomos del tronco encefálico, como contraer las pupilas ante la luz. Sin embargo estas dos situaciones son diferentes; Giulio Tononi de la Universidad de Wisconsin y Marcelo Massimini de la Universidad de Milán describieron que el estado vegetativo no presenta ninguna respuesta consciente, diferente al estado mínimo que generalmente la presenta. Observación claramente revolucionaria, que habla de cierta conservación de áreas corticales en este último caso. Por lo cual es importante conocer que las personas en ese estado mínimo consciente podrían estar percibiendo la información, sin que los que la rodean se den cuenta fácilmente.

El cerebro es el que más sufre. Las últimas neuronas en madurar son las primeras en desaparecer

Tonioni y Massimini describen en la conciencia mínima una respuesta fisiológica cerebral ante los estímulos magnéticos comparable a lo que sucede en una persona consciente y despierta. Mientras dormimos, sin embargo, en la etapa de sueño profundo o durante una anestesia tenemos menos actividad consciente que en los estados de vigilia.

Ante un paro cardiaco el cerebro presenta las células más sensibles para sufrir la falta de oxígeno (hipoxia). Dentro de toda la estirpe neuronal existe una regla que es: "las últimas neuronas en madurar tanto filogenética (desarrollo de la especie) como embriológicamente (maduración del individuo) son las primeras en desaparecer". Es decir las neuronas más complejas que son las cognitivas, son las primeras en morir.

Específicamente ante un sufrimiento por falta de oxígeno del cerebro, las primeras neuronas en padecer y afectar las funciones son la de la corteza cerebral del hipocampo (CA1). Alterando la memoria de las cuestiones recientes.

Muy cercanas en tiempo a estas neuronas se afectan otras importantes neuronas, las del sistema extrapiramidal y el cerebelo; que alteran la actividad motora fina y la velocidad de funcionamiento cognitivo. Conjuntamente a estas sufren las prefrontales, claves en la función de pensamiento lógico y abstracto-metafórico.

Hasta aquí una hipoxia total de aproximadamente tres minutos afectará todas estas funciones. Luego de estos tres minutos el sistema nervioso central se expondrá alteraciones de las estructuras locales troncales. Con cambios patológicos del control respiratorio, la regulación del equilibrio corporal (Homeostasis) y de los reflejos básicos como la deglución o la respuesta pupilar ante la luz.

Generando rápidamente la irreversibilidad produciendo la descerebración, situación irrecuperable. Pues aun volviendo a la funcionalidad cardiaca normal, será imposible seguir viviendo sin asistencia mecánica.

Sin embargo si la hipoxia fuera por muy corto tiempo o consecuencia de una disminución parcial de oxígeno cerebral se podrían producir procesos lesivos sectoriales, la persona podrá seguir viviendo con alguna secuela. La misma podría someterse a un proceso de rehabilitación que podrá mejorar su funcionalidad aunque generalmente no ad integrum.

Ante un paro cardíaco existe una contundente situación de alteración eléctrica de las neuronas y una modificación química de las mismas; que resulta en la entrada excesiva de iones, como el calcio, que sobreexcitan las neuronas. En este contexto aproximadamente a los tres a cuatro minutos se produce un fenómeno llamado "Despolarización Terminal Expandida" alteración eléctrica masiva que se observa en el electroencefalograma, descrita por el neurólogo Jens Dreier y colaboradores de la Charité University Medicine de Berlín.

Este disparo eléctrico sería una especie de límite en la reversibilidad de función cerebral. Un muro infranqueable de lo irreversible, límite entre la vida y la muerte de la persona.

Este es un momento eléctrico, químico y fisiológico pero también simbólico. Es el último potencial eléctrico del cerebro que destruye toda posibilidad de sobrevida. Activando un sistema de finalización del sistema consciente más complejo sobre la tierra, que es el cerebro humano. Por lo menos hasta que la inteligencia artificial nos supere, cuestión que en tema de conciencia todavía no ha sucedido.

*Neurocientífico. Prof. titular UBA. Doctor en medicina y doctor en Filosofía. Investigador del Conicet.

Ver más productos

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Francisco sacó al jefe de su custodia

Francisco sacó al jefe de su custodia

Ver más productos