Un "conflicto vecinal" en el barrio Los Silos de la localidad de San Martín en Chaco terminó este viernes con la vida José Lago de 23 años, un joven perteneciente a la comunidad Qom, a manos de un policía provincial, según informaron medio periodísticos chaqueños. El hecho continúa en investigación y hasta el momento lleva cinco agentes detenidos

"Tomamos contacto directo con los familiares de la víctima, respetando su duelo y poniendo a disposición todas las herramientas del Estado para garantizar la transparencia y el cumplimiento de todos los protocolos en la investigación del hecho", explicó el gobierno provincial y remarcó: "Si defendemos la vida, no podemos provocar la muerte".

El gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, repudió el asesinato de Lago y se comunicó con el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti, para pedirle la intervención de ese organismo con el propósito de "garantizar total transparencia en el esclarecimiento del hecho". El Estado provincial asumirá el rol de querellante particular de la causa. 

En este sentido, la Fiscalía de Derechos Humanos de Sáenz Peña dispuso la detención de 5 agentes. En un principio, fueron nueve los policías que estuvieron involucrados aunque horas más tarde cuatro fueron puestos en libertad. De los cinco que continúan en prisión, Diario Chaco logró confirmar la identificación de cuatro: los sargentos Mauro Ramírez y José Gauto; el cabo primero Francisco Torres y un agente de la policía rural, Guillermo Villuela. Además, fuentes judiciales también informaron que entre los aprehendidos está el que efectuó el disparo mortal, aunque prefirieron no contarlo hasta el momento.

Otras de las medidas implementadas por el gobierno de Capitanich fueron la separación inmediata del Director de Zona y Supervisores de la Dirección Regional de la localidad, la designación de un interventor de la Dirección Regional y la supervisión por parte del Comité de Prevención de la Tortura y Secretaría de Derechos Humanos y Géneros nacional y provincial.

Cómo fueron los hechos 

Dentro del hecho existen versiones cruzadas sobre el origen del conflicto. Por un lado, Ariel Acuña, jefe de policía, en conferencia de prensa afirmó que los oficiales acudieron por un "conflicto vecinal" denunciado en un llamado al 911.

Se dirigieron dos patrulleros que, en palabras de Acuña, "incitaron aún más los enfrentamientos y no calmaron la situación". Ante la superioridad númerica de los vecinos, los agentes tuvieron que retirarse del lugar y emprendieron camino hacia el destacamento policial del barrio Los Silos.

Según informó Diario Chaco,  los vecinos habrían seguido al patrullero hasta el edificio y fue entonces cuando comenzó la "batalla principal". Entre los enfrentamientos, uno de los disparos impactó en el cuerpo de José Lagos, que falleció en plena calle. Esto causó una furia aún mayor por parte de toda la comunidad, quienes atacaron la comisaría y la prendieron fuego

Esta versión corresponde a lo investigado por las autoridades gubernamentales y policiales, pero desde la perspectiva vecinal aseguraron que fue el joven quien "se defendió con su arma de un insulto", lo que provocó que recibiera "dos tiros en el pecho". 

Capitanich pidió la profesionalización de los policías chaqueños

Ante el asesinato del joven Qom, las autoridades gubernamentales se pusieron a disposición de la familia del fallecido y el gobernador, Jorge Capitanich, repudió el accionar policial. 

"Un episodio de violencia es inadmisible. No podemos ni debemos admitir en la policía de la provincia un integrante que cometa semejante acto de barbarie. La medida disciplinaria de exoneración debe ser automática y la aplicación del Código Penal debe ser riguroso", enfatizó Capitanich.

Asimismo, remarcó la necesidad de profundizar la educación de efectivos policiales. Chaco diseñó un nuevo plan de estudios y un programa de formación progresiva para 1.900 agentes policiales a los efectos de lograr especializaciones, diplomaturas, maestrías y excelencia formativa basada en lo prescripto por la Constitución Provincial, y las leyes que reglamentan su ejercicio.

"No puede, no debe haber en nuestras fuerzas de seguridad un miembro que admita siquiera la posibilidad de utilizar un arma para matar a otro hermano. La policía es un agente auxiliar de la justicia. Un agente que como cualquier funcionario público es un servidor y en el cumplimiento de sus funciones debe garantizar la seguridad de todos y todas" apuntó el gobernador y destacó que "mayores conocimientos especiales, mayor responsabilidad".