El capital humano especializado en la protección cibernética es escaso en todo el mundo y, al igual que todos los nuevos perfiles, la demanda es tan rápida que la formación se rezaga. Pero si conseguir talento en ciberseguridad es complicado, retenerlo es otro reto para las empresas.

Según el informe Estado de la Ciberseguridad 2019 –State of Cybersecurity– de ISACA, hay tres razones principales identificadas por los especialistas para cambiar de empresa:

  • El 82% se cambia de organización por mejores sueldos y bonos.
  • El 57% lo hace por más oportunidades de desarrollo.
  • El 46% se va de la compañía por un mejor ambiente y cultura de trabajo.

Estos datos, dice el informe, indican que las empresas tienen que ofrecer mayor salario, promoción profesional y trabajo atractivo para atraer talento. Sin embargo, retener a los especialistas en ciberseguridad no es sencillo, aún ofreciéndoles capacitación y certificación.

La escasez de profesionales de la ciberseguridad calificados ha llevado a puestos vacantes y una brecha en la capacidad laboral cada vez mayor. Al menos 69% de los 1576 encuestados por ISACA indicó que sus equipos de ciberseguridad no tienen suficiente personal.

De hecho, el estudio indica que sólo el 1% de las empresas logra llenar un puesto de ciberseguridad con un candidato calificado en dos semanas, a aproximadamente 32% de las empresas le puede llevar más de seis meses cubrir una vacante.