Aunque todo parece detenido, el calendario avanza. Quienes tienen la fortuna de continuar con su actividad, ya cruzaron la barrera de los 100 días de teletrabajo. El home office, una modalidad nueva para la mayoría de las personas, está siendo aceptado bastante bien, al punto que muchos ya se ilusionan con mudarse con su oficina personal a algún lugar con más verde, menos urbano.  

Adecco Argentina, filial de la empresa líder en el mundo en consultoría integral en Recursos Humanos, realizó una nueva encuesta entre más de 3.800 trabajadores para conocer cómo trabajan y se sienten luego de más de 100 días de aislamiento. Se les consultó a los trabajadores argentinos si seguirían haciendo home office y más de la mitad (51%) continuaría trabajando desde sus hogares. El 28% iría 3 veces por semana a la oficina y el 22% elegiría ir sólo para reuniones. 

El sondeo reveló además que el 57% pensó que sería bueno vivir en algún pueblo o ciudad menos poblada. 

Sólo el 4% de los que hacen teletrabajo reconocieron que la empresa decidió hacerse cargo de algunos de sus gastos: internet o línea de celular, comidas durante la jornada laboral y equipamiento de oficina, como la computadora y la silla ergonómica.      

Desafíos domésticos

Consultados acerca de las mayores difícultades de trabajar en casa, las principales complicaciones fueron:  lograr mantener una rutina estable (28%), tener una buena conexión a Internet (24%), trabajar con la familia alrededor (21%), trabajar solo (10%), las exigencias del trabajo (8%), las actividades de la casa (6%), y ayudar a los chicos con las tareas del colegio (3%).

Al consultarles si creen que el equilibrio entre el trabajo y la vida personal es más difícil haciendo home office, el 47% cree que es depende cómo se organice cada uno. Sin embargo, al 28% sí le resulta complicado, mientras que para el 18% no.

"Una de las principales tareas para teletrabajar es definir horarios. Es necesario tener una rutina laboral con tiempo de descanso. Es muy importante hacerlo y aún más cumplirlo", explicó Alexandra Manera, Directora de Recursos Humanos del Grupo Adecco Argentina & Uruguay. "En un futuro no muy lejano dejarán de existir las jornadas laborales de ocho horas. Esto requiere que los empleados establezcan límites claros", agregó Manera.

Más de 6 de cada 10 encuestados consideran que realizar home office es difícil de igual manera para los padres como para las madres. En tanto, tres de cada 10 creen que es más difícil para las madres y sólo el 3 por ciento cree que para los padres. Combinar las tareas familiares con las laborales es una de las mayores dificultades del trabajo a distancia.