Científicos del Telescopio del Horizonte de Sucesos (EHT, por sus siglas en inglés) presentaron la primera imagen de un agujero negro, uno de los mayores misterios del Universo de los que hasta ahora sólo se tenían pruebas indirectas. La fotografía, ámpliamente buscada, proporciona la evidencia más sólida de la existencia de este fenómeno y permite seguir desarrollando su estudio.

Más de 200 investigadores participaron en el proyecto que permitió capturar esta imagen histórica. La foto obtenida corresponde al agujero negro ubicado en el centro de Messier 87, una galaxia masiva en el cercano cúmulo de galaxias Virgo. Se encuentra a 55 millones de años luz de distancia de la Tierra y su masa es 6,5 millones de veces superior a la del Sol. Es uno de los agujeros negros más masivos que se conocen.

Según la NASA, el agujero negro es una región en el espacio donde la fuerza de gravedad es tan fuerte que nada, ni siquiera la luz, es capaz de escapar. La gravedad es tan poderosa porque la materia ha sido exprimida en un espacio diminuto.Si bien son invisibles, ya que la luz no puede escapar de ellos, los astrónomos han desarrollado herramientas especiales capaces de detectarlos, observar su comportamiento material y las estrellas cercanas a ellos.

Los llamados "supermasivos" son aquellos que se hallan en el centro de las galaxias y su masa está comprendida entre un millón y miles de millones de veces la del sol. La presencia de estos objetos afecta su entorno de manera extrema. Deforma el espacio-tiempo y sobrecalienta cualquier material que lo rodea.

La sombra de un agujero negro es lo más cerca que se puede acceder a una imagen del propio agujero negro, ya que ni la luz logra escapar de él. Su límite, el llamado horizonte de eventos, es aproximadamente 2.5 veces más pequeño que la sombra que proyecta y mide casi 40 mil millones de kilómetros de ancho.

El EHT contó con el armado de un telescopio virtual con una sensibilidad y resolución sin precedentes, a partir de la unión mundial de ocho telescopios desplegados a gran altitud, ubicados en los volcanes de Hawai y México, las montañas en Arizona y la Sierra Nevada española, el Desierto de Atacama de Chile y la Antártida.

El director de proyectos de EHT, Sheperd S. Doeleman, del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian señaló: "Esta es una hazaña científica extraordinaria".