Científicos descubrieron que en Venus existe la presencia de fosfina en su atmósfera, lo que significa que el planeta podría contener origen biológico o indicios de vida, según revelaron especialistas de la Universidad de Cardiff en Reino Unido junto a la Universidad Tecnológica de Massachusetts en Estados Unidos.

"El descubrimiento se hizo con el telescopio James Clark Maxwell en Hawái y el Atacama Large Millimeter Array en Chile. La concentración de partículas de fosfina fue de 20 por 1.000 millones", explicó una fuente de la casa de estudios al sitio Sputniknews.

Qué es la fosfina

El fosfano o fosfina (PH3) es un gas incoloro e inflamable, que explota a temperatura ambiente y que huele a ajo. Pequeñas cantidades ocurren naturalmente provenientes de la degradación de materia orgánica. Es levemente soluble en agua y es extremadamente venenoso.

El fosfano es usado en las industrias de semiconductores y de plásticos, en la producción de un retardador de llamas y como insecticida en granos almacenados, según explica Wikipedia.

Superficie de Venus

La fosfina es buscada en otros planetas como indicador de posible vida.

Los autores del estudio, luego de tres años de análisis, informaron que pese a que la cantidad de fosfina es pequeña, es mucho mayor de que de la que habría si su origen no fuera biológico, explicó el medio español, El Mundo.