Con activismo en redes y un ruidazo federal se convoca por quinto año consecutivo en Argentina a movilizarse con la consigna Ni Una Menos. El movimiento surgido el 3 de junio de 2015, que se extendió a otros lugares del mundo, tendrá este miércoles en el contexto de pandemia actividades que respetarán el aislamiento preventivo obligatorio, incluido un ruidazo.

En el interior del país habrá movilizaciones en al menos diez ciudades, que cumplirán las consignas de distanciamento social ante la pandemia y transmisión por redes sociales.

En todas las redes sociales de Ni Una Menos a partir de las 17 se podrán seguir en vivo los "Diálogos de la revuelta", con entrevistas a referentes de distintos sectores.  Las consignas para el encuentro virtual que se extenderá hasta las 21 serán: Vivas nos queremos, Nosotres paramos, La internacional feminista, Vivxs, libres y desendeudades y Nos mueve el deseo ¡Aborto legal ya!

A las 18, por esos mismos canales, se leerá un documento, y se convocó a las 19 a un ruidazo federal en puertas, balcones, ventanas y barrios. Para el activismo en redes se propuso el uso de distintos hashtag: #5añosNiUnaMenos #VivasyLibresNosQueremos #DesendeudadesNosQueremos #Cupolaboraltransya #LaDeudaEsConNosotres #NosSostienenRedesFeministas #EmergenciaEnViolencia.

En tanto, en el conurbano se convocó con la consigna "¡Ni una menos en los barrios! Nuestros derechos no están en cuarentena". Se invita a ollas populares en Tolstoy y Croacia, Sol y Verde, en José C. Paz, desde las 12.30, y en Río Atuel 1836, en el Barrio Obligado, en San Miguel, desde las 13. En estos lugares, además de cocinar, se entregará información contra las violencias y por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, según la convocatoria difundida por la organización.

La gobernación bonaerense anunció que la ministra de Comunicación Pública, Jésica Rey, y la ministra provincial de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, Estela Díaz, dialogarán con las periodistas Mariana Carbajal, Luciana Peker y Julia Mengolini, con la moderación de la directora Provincial de Comunicación Lucía García Itzigsohn a las 16:30 con transmisión por el canal de YouTube ministerial.

Los femicidios no se detienen en cuarentena

"Hace cinco años, cada 30 horas una mujer era asesinada por razones de género. Hoy, en emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus, mientras el resto de los delitos disminuyen, los femicidios se mantienen", remarcó la periodista Ingrid Beck, integrante del movimiento Ni Una Menos, durante el reporte matutino de hoy del Ministerio de Salud.

Durante 2019 hubo 252 mujeres víctimas directas de femicidio, 5 trans-travesticidios, y 16 femicidios vinculados, de acuerdo al registro oficial que produce el Observatorio de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

"Siete de cada diez de las víctimas de femicidio fueron asesinadas en sus casas. Sabemos que la recomendación para reducir la propagación del coronavirus es quedarnos en casa. ¿Qué hacen en esta situación las muejeres encerradas con sus agresores?", se preguntó Beck.

Durante 2020 hubo 117 femicidios, de los cuales 55 fueron en cuarentena, según contabilizó el Observatorio de las Violencias de Género Ahora Que Sí Nos Ven. Beck recordó que aquellas mujeres que están sufriendo una situación de violencia de género "pueden salir de sus casas, pueden pedir ayuda" a pesar de la cuarentena para radicar una denuncia, así como para solicitar una Interrupción Legal del Embarazo.

"Ninguna mujer, niña, niño o adolescente están obligadas u obligados a permanecer encerradas o encerrados con un violento", enfatizó, y detalló que está disponible la línea 144 en todo el país para hacer consultas por violencia, así como la 102 para niñas, niños y adolescentes, y el 0800-222-3444 de la Dirección Nacional de Salud Sexual y Reproductiva.

El movimiento Ni Una Menos surgió a partir de la convocatoria a una marcha contra los femicidios tras una seguidilla de asesinatos durante el 2015. El 3 de junio de ese año se marchó en todo el país con el femicidio de Chiara Páez como catalizador. Se trata de una chica de 14 años que estaba embarazada, a quien su novio de 16, Manuel Mansilla, mató a golpes y la enterró en el patio de la casa de su abuelo, con la complicidad de toda su familia.