Desde el lunes 19 hasta el viernes 30 de abril las clases presenciales estarán suspendidas en el Área Metropolitana de Buenos Aires, que incluye a la Capital Federal y los 40 municipios del conurbano bonaerense. La vuelta de la modalidad virtual plantea una preocupación en los hogares donde los adultos responsables trabajan: ¿Con quién se quedan los chicos?

Antes de que comience el ciclo lectivo 2021, cuando ya se sabía del regreso a la presencialidad, el Ministerio de Trabajo elaboró una resolución que prevé medidas especiales para que madres, padres, familiares o personas a cargo que trabajan puedan permanecer en sus casas cuando sea necesario, de forma que hijos e hijas no se tengan que quedar solos en las horas de clase.

La resolución 60/2021 remarca que "se hace necesario establecer pautas comunes para atender tanto al retorno de la escolaridad presencial" así como "a las tareas de cuidado en el hogar" y "la previsibilidad en la dinámica de las relaciones laborales". Se trata de una norma que actualiza una medida tomada a principios de la cuarentena en 2020, para adaptarla al escenario escolar actual.

Inasistencia justificada al trabajo

La resolución indica que "a partir del inicio del ciclo lectivo 2021 en cada jurisdicción, se considerará justificada la inasistencia del progenitor, progenitora, o persona adulta responsable a cargo, cuya presencia en el hogar resulte indispensable para el cuidado del niño, niña o adolescente".

La ausencia justificada al trabajo aplica en las siguientes situaciones:

  • Los días en que no concurran a clases presenciales en el establecimiento educativo respectivo.
  • Los días que concurran con jornada presencial reducida y no pueda cumplirse la jornada escolar normal y habitual del establecimiento educativo correspondiente.

Para ejercer este derecho habrá que completar una declaración jurada. Sólo se puede presentar esta justificación por parte de un único adulto responsable de los cuidados por cada hogar.

Declaración jurada

La persona alcanzada por la justificación para faltar al trabajo deberá notificar tal circunstancia a su empleador o empleadora. Para permitir el adecuado control, deberá completar una declaración jurada que deberá contener:

  1. Los datos del niño, niña o adolescente
  2. Grado o año que cursa y datos del establecimiento educativo al que concurre.
  3. El régimen de presencialidad que se haya dispuesto en esa institución (en este caso, se sabe que son dos semanas de clases virtuales, sin poder ir a las escuelas).
  4. La declaración de que su presencia en el hogar resulta indispensable para el cuidado del niño, niña o adolescente, los días en que no concurran a clases presenciales o no pueda cumplirse la jornada escolar normal y habitual del establecimiento educativo.