Con la pandemia del coronavirus (Covid-19), millones de estudiantes de todo el mundo debieron quedarse en sus casas. Con el paso del tiempo —y el aislamiento—, muchos ya pedían volver a sus escuelas. Sin embargo, con la paulatina vuelta a la normalidad en Europa, los establecimientos educativos abrieron y, con protocolos, los alumnos están nuevamente obligados a ir todos los días. Y con la vuelta a las escuelas en el Reino Unido volvieron las ganas de quedarse en casa, algo que llevó a algunos escolares a descubrir que el uso de ciertos alimentos o bebidas hace que los test de Covid den un "positivo" falso, que les permite ganarse unas "vacaciones" de dos semanas. 

Esta suerte de juego macabro surgió luego de que el Gobierno británico enviara mensualmente dos pruebas de flujo lateral para que cada ciudadano pudiera diagnosticarse por sí solo y favorecer el testeo regular.

El método por excelencia parece ser el jugo de naranja, que hace que la prueba dé positivo. Sin embargo, no es porque el jugo contiene virus, sino que la acidez de la bebida hace que, directamente, el test se rompa. Según un experimento conducido por The Guardian, el ketchup y la Coca-Cola también pueden generar el mismo efecto. 

Estas técnicas aparecieron inicialmente en TikTok, la plataforma de videos por excelencia de los jóvenes, bajo el hashtag #fakecovidtest y luego se difundieron por otras redes sociales como Instagram o Facebook. Y así llegaron a los docentes. De hecho, un profesor de ciencias del Reino Unido reconoció que sus alumnos les mostraron el efecto del jugo de naranja. "Dicen que es una excelente manera de tener dos semanas fuera de la escuela", declaró.

La profesora Andrea Sella, de la Universidad de Londres, dijo a The Guardian que el descubrimiento no le sorprendió: "Si alguien estropea deliberadamente el protocolo, por supuesto, obtendrás un resultado sin valor. No es un 'falso positivo' en el verdadero sentido de la palabra. Porque los falsos positivos son los que se producen a pesar de la adherencia al protocolo".

Uno de los primeros en hacer este tipo de videos fue Amaar, de 17 años. El joven declaró a iNews que en realidad no buscaba falsear el resultado, sino que simplemente estaba "aburrido" y que le habían dado los tests en la escuela.

"No soy una persona seria, la idea no era obtener un resultado positivo, era simplemente jugar", dijo.

@amr.150

Fuck it if This don’t blow up I’ll make a different part 3 ##voiceeffects ##covid ##covidtest ##school ##centralcee ##viral ##fyp

♬ original sound - Amr

Los videos recibieron muchas críticas, sobre todo porque un test positivo no solo afecta al joven, sino también a su familia, a sus compañeros de burbuja escolar y a las familias de ellos. Además, proporciona datos erróneos que darían una impresión falsa sobre la propagación del coronavirus por el país. "Hay formas menos dañinas de fingir un día libre en la escuela", reseñó Jon Deeks, profesor de bioestadística de la Universidad de Birmingham.

TikTok dijo que eliminaría cualquier video que proporcione información errónea y pueda causar daño. Un portavoz de la compañía dijo: “Nuestras pautas comunitarias dejan en claro que eliminamos contenido que incluye información que causa daño, incluida información médica errónea relacionada con Covid-19 y desinformación contra las vacunas en general". Sin embargo, hasta el momento que se hizo este artículo, los videos seguían en la plataforma. 

Cómo probar que el test es falso

Afortunadamente, la prueba de antígenos positiva exige un test PCR. Es decir que, a pesar de que un positivo en primera instancia obligue a la persona y a sus contactos estrechos a aislarse, es necesario realizarse posteriormente una prueba más prueba de PCR precisa para confirmar una infección.

Por otra parte, Mark Lorch, profesor de comunicación científica y química en la Universidad de Hull, dijo que era posible detectar una prueba positiva "falsa" lavándola con una solución reguladora que restaura el pH correcto en el dispositivo. Después de este proceso, la línea "positiva" desaparece en una prueba falsa, revelando el resultado negativo.

Las escuelas desaconsejaron la práctica

Geoff Barton, el secretario general de la Asociación de Líderes Escolares y Universitarios, dijo a The Guardian: "El uso indebido de las pruebas de antígenos de cualquier manera es enormemente inútil y desaconsejamos este comportamiento. Estamos seguros de que se trata de una minoría muy pequeña de alumnos y de que, en su mayor parte, las pruebas se utilizan correctamente.

"Sugeriríamos a los alumnos que estén interesados en las reacciones químicas que el mejor lugar para aprender sobre ellas son las lecciones de química en la escuela", concluyó Barton.