Se multiplican los casos de coronavirus en todo el mundo y crece la paranoia acerca de esta enfermedad que genera alerta internacional y desató una ola de cuarentena y suspensión de actividades educativas y comerciales en decenas de ciudades.

En nuestro país, comenzaron los controles en Ezeiza para quienes arriban de Italia. Unos 800 pasajeros de dos vuelos procedentes de Roma fueron revisados ayer a la mañana para determinar si tenían algún síntoma de coronavirus, en en el primer día de control sanitario dispuesto por el Ministerio de Salud, que constató la temperatura de alrededor de 400 personas sin registro de casos sospechosos, informaron fuentes aeroportuarias.

Ni bien los aviones llegaron a su posición en las mangas, el personal de Sanidad de Frontera ascendió a las aeronaves y recogió los formularios que el personal de las aerolíneas le había entregado previamente, junto a un folleto con las recomendaciones para el caso de presentar algún síntoma compatible con el virus. Según indicaron las fuentes a Télam, por el momento este tipo de controles están circunscritos a los pasajeros provenientes de Italia, aunque se adelantó que, ante la propagación del virus a otros países, es probable que se extienda en el corto plazo a todos los vuelos que arriban a Ezeiza, aún los que provienen de países vecinos donde no se han declarado casos.

Más pacientes

Un total de once personas murieron en Italia a causa del coronavirus y las autoridades de ese país notificaron el registro de al menos otros 323 casos, mientras que España, Austria y Croacia reportaron contagios vinculados a ese brote.

Los fallecidos en Italia pasaron hoy de siete a once, después de la muerte de dos hombres de 84 y 91 años y dos mujeres de 76 y 83, explicó el jefe de la Protección Civil, Franco Borrelli, quien indicó que esta patología "golpea sobre todo en términos de mortalidad a los mayores". Por su parte, el presidente de la región del norte italiano de Lombardía, Attilio Fontana, aseguró que el virus Covid-19 "es poco más que una gripe común". "Buscamos desdramatizar, es una situación seguramente difícil, pero no tan peligrosa", dijo Fontana.

En tanto, cerca de mil personas permanecen confinadas en un hotel de la isla canaria de Tenerife después de que un médico italiano y su esposa hayan sido diagnosticados ayer con el COVID-19, mientras otras 25 se encuentran aisladas en sus domicilios en Barcelona tras confirmarse el primer caso en la Península, que afecta a una joven de 36 años que viajó a Italia en los últimos días.

En tanto, en Chile, unas 260 personas se encuentran en aislamiento domiciliario y su estado de salud está siendo monitoreado como medida preventiva, aunque no hay ningún contagio confirmado del virus, reveló el ministro de Salud de ese país, Jaime Mañalich.

noticias relacionadas