La policía de la provincia de Buenos Aires activó el operativo de desalojo sobre el terreno ocupado en Guernica, en el partido de Presidente Perón. Luego de que el juez Martín Rizzo rechazara la prórroga solicitada por el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni para extender el plazo hasta el próximo lunes 2 de noviembre, más de 4.000 efectivos arribaron esta madrugada para hacer cumplir la orden judicial. 

Hubo casillas quemadas, detenidos por resistencia a la autoridad y agresiones entre las fuerzas de seguridad y las personas que permanecen en la toma. La represión se trasladó a las calles del barrio aledaño.

"Ya está todo desalojado", dijo Berni en declaraciones a la prensa. La reacción de los ocupantes fue diversa. Algunos se plantaron para resistir la intervención policial y otros simplemente dejaron sus lugares y se retiraron pacíficamente. En un terreno repleto de zanjas llenas de agua por las lluvias recientes, rompieron los puentes antes de la llegada de las autoridades para que no se pueda circular fácilmente.

Silvia Saravia, integrante de la coordinadora nacional de Barrios de Pie, minutos antes de que se diera a conocer la negativa judicial, había señado que en las útlimas horas de este miércoles se estaban llevado a cabo las "últimas reuniones para tratar de definir la aceptación o no de la propuesta del Gobierno, que planteó que un sector de la toma se traslade a un espacio transitorio y abandone el lugar", pero no llegó a completarse el traslado de las familias.

Ayer el Ministerio de Seguridad había tomado la decisión de trasladar miles de policías hacia el predio ubicado detrás del Barrio San Martín y al costado de la avenida Nestor Kirchner en Guernica, por lo que se esperaba este descenlase. 

Pasada la medianoche las unidades se disponían a esperar el amanecer y desde las 6 de la mañana comenzaron a escucharse balazos de goma por parte de la policía en los barrios aledaños de la localidad y la ciudad contigua, Glew. Se estima que son 150 hectáreas que fueron tomadas.

La orden de desalojo se había prorrogado tres veces por pedido de Andrés Larroque, ministro de Desarrollo a la Comunidad, para poder negociar una salida consensuada con los ocupantes y que no intervinieran las fuerzas de seguridad.

"El censo original nuestro daba que había 1406 personas, de las cuales 712 acordaron salir. En el segundo relevamiento, dio que quedaban 650 familias, a la que se les fueron sumando otras que no estaban relevada, por lo que ahora  tenemos 1300 personas, aunque nosotros reconocemos -a través de todos los acuerdos y diálogos- solo a las familias que fueron censadas originalmente", señaló a BAE Negocios, un vocero del Ministerio de Desarrollo de la Comunidad, el que denunció que "mientras nosotros íbamos sacando gente, las organizaciones políticas iban agregando a nuevas personas".

Hay manifestaciones en el Puente Pueyrredón con movilización de Barrios de Pié y el MAS. En el Hospital Posadas el grupo es del Polo Obrero y corta la Autopista Oeste. En el Obelisco también comienza a haber agrupaciones.