Viajes virtuales, experiencias de bienestar como aprendizaje de yoga y consumo más conservador y centrado en las necesidad esenciales son algunos de los cambios que comenzaron a consolidarse en los últimos dos meses de cuarentena, a partir del cambio de hábitos determinado por la política de aislamiento social preventivo y obligatorio que comienza a flexibilizarse a partir de este lunes 20 de julio.

Todos estos cambios profundos respecto del modo en que las personas experimentan la vida cotidiana generaron una situación de dinamismo constante en las prioridades en cuanto a cómo, cuándo, dónde y por qué consumir.

Por lo tanto, los especialistas en marketing deben replantear sus estrategias: dejar atrás el marketing centrado en las necesidades de los consumidores para enfocarse en las necesidades de los consumidores en confinamiento. Según un estudio difundido por Google, es necesario analizar cómo adaptar las propias estrategias de marketing a las necesidades de los consumidores en sus casas. 

Más búsquedas en Youtube de yoga en casa 

El interés de búsqueda en Youtube de "yoga en casa" aumentó 220% entre marzo y julio en todo el mundo. El tiempo, que antes parecía rígido y escaso, ahora es más flexible. Como disminuyó notablemente la mayoría de las actividades que realizábamos fuera de casa, ahora pasamos más tiempo a solas o con nuestros seres queridos, y sumergidos en nuestros pensamientos.

A medida que el aburrimiento, la ansiedad y la incertidumbre se instalan en la rutina diaria, las personas buscan nuevas formas de ocupar el tiempo, ser productivas y estar tranquila por lo tanto hay que adaptarse y evaluar:

  • Cómo ayudar a los consumidores a partir del cambio de necesidades 
  • Cómo ajustar los equipos a los nuevos ciclos de consumo 
  • Cómo aplicar el concepto de "novedad"  para estimular al consumidor 

Consumo y gastos en cuarentena

Los consumidores que vieron afectada su situación financiera adoptan un enfoque más conservador respecto de los gastos discrecionales, ya que se centran en las necesidades inmediatas, tanto materiales como psicológicas.

De acuerdo con el barómetro de Covid-19 de Kantar, el 60% de los consumidores argentinos siente afectados sus ingresos y uno de cada cuatro cree que su economía hogareña se verá afectada en un futuro cercano.

No obstante, aunque recortan este tipo de gastos, las personas también buscan maneras de colaborar y de ayudar a los miembros de su comunidad que se encuentran en situaciones más vulnerables.

Vías de escape

Mientras tanto, debido a las restricciones de viaje que impiden a muchos subirse a un avión o alojarse en un hotel, el deseo de vivir experiencias, explorar y encontrar inspiración se empieza a sentir cada vez más como una necesidad, en lugar de un lujo.

Por lo tanto, en busca de una vía de escape, las personas acuden cada vez más a los medios digitales para conectarse con el arte y la naturaleza.

A media que los espacios de familia se convierten cada vez más en oficinas, gimnasios, escuelas, restaurantes y centros de entretenimiento, las personas afrontan nuevos desafíos para mantener el orden y estar cómodos.

En Instagram, se creó una cuenta especialmente para que los usuarios suban fotos para mostrar cómo se visten y crean sus espacios para trabajar desde sus hogares, denominada working from home fits.

Por ejemplo, en la Argentina, el interés de búsqueda de "sillas para escritorio" alcanzó su pico en junio a tono con la adaptación de los espacios privados en espacios laborales para todos quienes pueden cumplir tareas remotas: Esta situación llevó también a plantar la nueva ley de Teletrabajo en el Congreso.