La Jefatura de Gabinete oficializó el regreso de peluquerías, centros de estética y más de seis rubros que se encontraban sin funcionamiento en el marco de la cuarentena por coronavirus. El sector, que mantenía sus puertas cerradas desde marzo, deberá aplicar un protocolo sanitario para volver a prestar su servicio. 

La decisión administrativa 1289 publicada en el Boletín Oficial establece una serie de puntos que se dividen en la recepción de los clientes, como el ordenamiento del espacio en donde se desarrollarán las actividades. 

A nivel general, prevé la obligación de dar aviso a la ART del personal que cumpla funciones en el establecimiento y del que no concurre; la obligación de capacitar a la totalidad del personal brindando recomendaciones de fácil comprensión para su incorporación en la tarea cotidiana sobre higiene personal y grupal (lavado de manos, desenvolvimiento dentro del local), uso del equipo de protección personal (indumentaria, protección facial plástica, barbijo, guantes), distancia entre los trabajadores, atención a los clientes, y medidas preventivas.

Así el protocolo aprobado por la Ciudad y elevado a Nación dispone: 

Formas de atención

  • Cada profesional atenderá a un (1) cliente por vez. Durante la atención sólo deben estar el profesional y cliente, sin acompañantes.
  • El cliente deberá higienizarse las manos antes de empezar la atención. Deberá permanecer durante todo el tratamiento con el tapaboca colocado.
  • Las herramientas de diagnóstico como cámara, tablets, etc., de contar con ellas, sólo pueden ser utilizadas por el peluquero y deben desinfectarse después de cada uso.
  • A fin de mantener el distanciamiento social, se deberá garantizar un espacio de 15 metros cuadrados entre cliente y cliente.
  • Cada estilista deberá tener su propio material de trabajo. Se sugiere que cada peluquero cuente con 1 kit de herramientas limpias (peines, tijeras, clips, pincel, productos para el pelo, etc.).
  • Los envases deberán limpiarse y desinfectarse después de cada uso con un cliente. En tanto, para el uso de champús, mascarillas o geles, el profesional deberá lavarse las manos antes de usar y aplicar un producto, o usar en la medida de lo posible herramientas desechables como espátulas para agarrar el producto de un tarro o incluso de un tubo, evitando tocar el producto y el aplicador.
  • Se sugiere no compartir productos o herramientas durante el servicio entre estilistas atendiendo a diferentes clientes. En caso de necesidad, desinfectar el embalaje externo antes y después de su utilización.
Cada profesional deberá contar con un kit personal y con elementos sitinizantes 

Horario de apertura 

  • El horario de apertura y cierre podrá ser entre las 11.00 horas y hasta las 21.00 horas respectivamente.
  • Se atenderá únicamente con turno previo.
  • No podrá haber dentro del establecimiento personas en situación de “espera a ser atendido”, en caso de que eso sucediera, el cliente deberá permanecer fuera del local.
Las peluquerías de la Ciudad deberán abrir entre las 11 a 21 horas

Ordenamiento del Salón

  • Se debe colocar cartelería visible en el establecimiento, con información actualizada sobre métodos de prevención para el Covid- 19.
  • Señalizar los lugares de espera para mantener una distancia de 1,5 metros entre trabajador-cliente y entre clientes.
  • Siempre que sea posible se aislará al trabajador de las personas externas al establecimiento. También se da la posibilidad de colocar mamparas o pantallas para separar al/los trabajador/es del público en general.
  • Deberán disponer de contenedores de residuos en el interior del local.
Se deberá higienizar cada 1 hora todas las áreas de trabajo 

Modo de recepción

  • Al recibir al cliente, se deberá preservar una distancia de seguridad de 1,5 metros.
  • Asegurarse que el cliente lleve puesto un tapaboca, en caso de no llevarlo puesto, facilitarle uno.
  • El cliente deberá higienizarse las manos, a tal fin se podrá a su disposición alcohol en gel o satinizante.
  • En caso de llevar consigo chaqueta o abrigo, de ser posible cubrirlo con protector de plástico antes de guardarlo en recepción.
  • Retirar la oferta de snacks, caramelos o cafés. Tener sólo agua a disposición del cliente, preferiblemente en vasos descartables o botellas individuales.