La provincia de Buenos Aires comenzó a planificar la vuelta a las escuelas con clases presenciales de acuerdo al protocolo que elaboró el Consejo Federal de Educación a nivel nacional para retomar esta modalidad a partir de agosto. Sin embargo, todo dependerá de que las autoridades sanitarias den el visto bueno de acuerdo a la situación epidemiológica de cada región y las posibilidades edilicias de las instituciones en particular.

La Dirección General de Cultura y Educación bonaerense articuló un esquema de trabajo coordinado por la subsecretaría de educación y la subsecretaría de planeamiento educativo, junto al Ministerio de Salud provincial y el equipo de asesores expertos en el marco de la pandemia por coronavirus.

Desde el gobierno provincial aclararon que la posibilidad de regresar a las clases presenciales dependerá de la evolución de la circulación comunitaria de Covid-19 en cada lugar particular, por lo que las autoridades sanitarias irán acompañando la planificación. También se trabajará en conjunto con otras carteras nacionales y provinciales, como las de Transporte, Producción y Trabajo, para llevar adelante las decisiones en sintonía.

¿Cómo será la vuelta a clases presenciales en la provincia de Buenos Aires?

Para el regreso a las escuelas, la provincia se organizará a través de modelos que se adecuarán a las características del sistema educativo de cada región, distrito y establecimiento escolar, los cuales implicarán una serie de cambios en la rutina de los chicos y la disposición de los espacios.

Estos modelos se aprobarán en mesas de trabajo con el consenso de las autoridades municipales, los consejos escolares, los sindicatos de docentes y auxiliares, e incluso se abrirá un espacio para la participación de las familias.

Una vez que los modelos se encuentren aprobados, los establecimientos escolares, en coordinación con las autoridades educativas, deberán adecuarlos a su propia realidad institucional y edilicia para posibilitar el regreso a las aulas.

Para volver a las clases presenciales, entre otras cosas, las escuelas deberán:

  • Revisar los horarios de entrada y salida para evitar aglomeraciones de personas.
  • Organizar los grupos de estudiantes de forma que se cumpla con la distancia física recomendada.
  • Definir el uso de los espacios comunes, las rutinas de higiene personal y de limpieza de los espacios.

Los modelos que se diseñarán en esta etapa deberán prestar especial atención a la situación de los niños, niñas y adolescentes que fueron más afectados por la suspensión de las clases presenciales debido a la dificultad de acceso a medios digitales para realizar clases virtuales y otros factores de desigualdad social.

También habrá acciones específicas para los y las estudiantes que estén transitando el comienzo o el final de los distintos niveles de enseñanza, ya sea el inicial, primaria o secundaria.

Adecuación de las escuelas, punto fundamental para el regreso

Para poder llevar adelante las medidas planificadas, un punto clave es la disponibilidad de elementos de higiene y limpieza para minimizar la transmisión de Covid-19. Para esto, la Dirección General de Cultura y Educación convocó a los consejos escolares a una serie de encuentros de trabajo para reforzar y mejorar los mecanismos de adquisición de estos productos.

A su vez, instó a redoblar los esfuerzos del programa de infraestructura escolar "Escuelas a la Obra" y así poder terminar todas las refacciones que se encuentran en proceso, así como "saldar viejas deudas de mejoramiento edilicio de las escuelas" que "serán de gran importancia para el regreso a las clases presenciales", indicaron en una gacetilla de prensa. Al momento hay 875 obras iniciadas como parte de este programa, en 124 distritos bonaerenses.

“El momento tan anhelado de la vuelta a las clases presenciales implicará necesariamente la coordinación de todos los actores del sistema educativo y sanitario local. Mediante esta forma de planificación participativa trabajaremos para regresar a las aulas con metas claras y acordes a los protocolos y a la realidad de cada escuela”, explicó la Directora General de Cultura y Educación, Agustina Vila.