A la par de la puesta en marcha de la "cuarentena focalizada", el Gobierno activa un nuevo protocolo sanitario para el transporte público que tendrá alcance en el desplazamiento interurbano de pasajeros, cargas generales y peligrosas, como también terminales de ómnibus y ferroviarias. 

Mientras avanza la flexibilización  para nuevas actividades, el Ministerio de Transporte refuerza las medidas sanitarias contra coronavirus, con especial énfasis en las estadísticas de contagio en la zona del AMBA, y ante el crecimiento de pasajeros en los últimos 30 días. Aislamiento, distancia, desinfección, ventilación y utilización de elementos de protección personal, algunos de los nuevos puntos. 

Nuevos medidas preventivas: 

  • Se deberá extremar acciones de desinfección de las unidades de transporte en todos las cabeceras 
  • Entrega obligatoria de productos de higiene personal, colocación de suministros de alcohol en gel en lugares con "fácil acceso"
  • Los choferes deberán circular con barbijos, y disminuir cualquier tipo de contacto físico con el resto de los pasajeros
  • Crear lugares específicos de aislamiento dentro de las instalaciones
  • Continuar con el trabajo online en el caso que no se contemple con las actividades esenciales 

Todas las nuevas contemplaciones sanitarias deberán ser difundidas de forma clara, tanto para los trabajadores como para los pasajeros, y se encontrarán fijados al menos en lugares de esparcimiento y descanso, puntos de ingreso/egreso de las terminales y estaciones, locales de venta de pasajes/boletos, entre otros. Además, cada unidad deberá reportar su cumplimiento al inicio y finalización del recorrido. 

Para los choferes, el texto oficial establece un apartado en donde contempla:

  • Control de temperatura previo al inicio de la jornada
  • Clausura de la puerta de ingreso que se encuentra a la derecha del conductor
  • Colocación de un aislante físico para contrarrestar contacto con el resto de los pasajeros 
  • Obligación de uso de barbijos

En tanto, en las paradas, ascenso y descenso, se deberá resguardar un distanciamiento prudente.

En el transcurso del viaje, el vehículo deberá circular con ventilación, mientras que en los espacios comunes como baños, se dispondrá de productos desinfectantes. Si algún pasajero presenta síntomas de fiebre y tos, deberá ser aislado con una distancia mínima de 3 metros, e inmediatamente el chofer reportará la situación a la autoridades sanitarias.

En relación a terminales de ómnibus y ferroviarias, se contemplarán las mismas medidas preventivas con un especial refuerzo de procedimientos de desinfección.