Más cerca del "Al infinito y más allá" de Buzz Lightyear, pero igual de fantástico. Blue Origin, la compañía del multimillonario Jeff Bezos, el dueño de Amazon, lanzó este miércoles la subasta para que una persona pueda subir al primer vuelo espacial comercial con tripulación, viaje que se realizará el próximo 20 de julio.

Tanto el nombre del cohete, New Shepard, como la fecha elegida para el despegue tienen como eje en común el homenaje a Alan Shepard. Se trata del primer astronauta de Estados Unidos que realizó 15 misiones consecutivas exitosas al espacio y de regreso por encima de la Línea de Kármán, ubicada a 100 kilómetros de altitud, y límite entre la atmósfera terrestre y el comienzo del espacio exterior. El primer vuelo lo hizo un 20 de julio, pero de hace 60 años.

Estamos ofreciendo un asiento en este primer vuelo al postor ganador de la subasta online de Blue Origin. A partir de hoy, cualquiera puede realizar una oferta de apertura en BlueOrigin.com”, comunicó la compañía este miércoles. 

Cómo será el viaje en el cohete de Jeff Bezos

El New Shepard ha superado 15 pruebas, pero nunca ha viajado con humanos a bordo. Esta incursión espacial durará apenas unos diez minutos. En la parte superior del cohete hay una cápsula con capacidad para seis personas con grandes ventanales que cubren más de un tercio del área de la cabina. Despegará verticalmente y la cápsula se separará a unos 75 kilómetros de altura, continuando su trayectoria hasta superar los 100 kilómetros de altitud.
 

Si todo sale de acuerdo con lo previsto, los pasajeros a bordo podrán entonces flotar en gravedad cero durante unos minutos y observar la curvatura del espacio. Durante este lapso, la nave descenderá para aterrizar suavemente en una pista, siempre en posición vertical.

Durante los dos primeros minutos el cohete vuela a velocidad Mach 3 para subir al cielo. A partir del tercer minuto comienza la sensación de ingravidez (también se separa el booster de la cápsula con la tripulación) y en el minuto 4 se produce el apogeo cruzando la Línea de Káramán. A partir de ahí comienza la reentrada a la Tierra con la cápsula descendiendo. Alrededor del minuto 9 se abren los paracaídas para aterrizar finalmente en el minuto 10 de la misión.

En la parte superior del cohete hay una cápsula con capacidad para seis personas con grandes ventanales.

Arrancó la subasta: cuánto esperan recaudar 

Aunque Blue Origin no hizo ninguna referencia oficial sobre cuánto espera recaudar por el boleto ganador, trascendió que una vez que salgan al mercado cada billete tendría un valor mínimo de 200.000 dólares. 

Por el momento, la firma sólo dio a conocer que el dinero recaudado en este primer evento será donadora a Club for the Future, su propia organización creada con el objeto de alentar a las generaciones jóvenes a iniciar una carrera en el sector científico. La subasta consta de tres fases. Hasta el 12 de junio se pujará y sólo las ofertas más altas pasarán hasta llegar al afortunado que se lleve el ticket al espacio.

Desde la compañía de Bezos detallaron que el ganador recibirá dos días de entrenamiento y preparación antes del vuelo. Además, se deberá comprometer a no desvelar información privada de Blue Origin tras el vuelo. 

Blue Origin, la compañia de Jeff Bezos, tiene pensado viajar al espacio con tripulación el 20 de julio.

Elon Musk y Richard Branson, con la misma meta

Blue Origin no es la única compañía aeroespacial que planea vuelos turísticos al espacio. SpaceX, la empresa de Musk, ya tiene uno en marcha para ir a la Luna, mientras que Virgin Galactic, la compañía propiedad del multimillonario británico Richard Branson, prepara vuelos similares a los de Blue Origin. Hasta la Estación Espacial Internacional puede ser un destino turístico. 

El principal competidor de Blue Origin en este segmento de vuelos turísticos cortos al espacio es Virgin Galactic. Unas 600 personas ya han comprado un billete por un precio de entre 200.000 y 250.000 dólares, según esa firma. Y miles de personas están actualmente en lista de espera.

En tanto que un profesor universitario de ciencias y un analista de datos aeroespaciales se encuentran entre una tripulación de cuatro miembros que participará de un lanzamiento en órbita planeado para fines de este año por SpaceX como parte de una campaña benéfica catalogada como el primer vuelo espacial totalmente civil de la historia.