Si los espacios comunes cerrados plantean todo un desafío de prevención en estos momentos, los ascensores, por sus dimensiones, son un reto aún mayor.

En situaciones de normalidad, el mantenimiento de ascensor es un servicio esencial ya que involucra el traslado de 9.500.000 de personas por día en todo el país, según datos de FACARA, entidad sin fines de lucro que reúne a cámaras y asociaciones de empresas dedicadas a la fabricación, instalación y conservación de elementos utilizados en el transporte vertical de personas y objetos.

 

La entidad brindó además una serie de consejos. Al ser el ascensor un espacio púbico de pasajeros, cerrado y de poca ventilación, el Comité Permanente de Seguridad de FACARA recomienda:

 

  • En la medida de lo posible, evitar el uso del ascensor. Es preferible utilizar las escaleras para trasladarse.
  • Se recomienda viajar solo, o que no se ocupe más del 30% de la superficie de la cabina, para tener cierta distancia entre las personas y evitar entablar conversación mirando hacia la pared del ascensor.
  • Limitar el número de paradas del ascensor para que el ascensor no haga paradas intermedias para recoger a otros pasajeros una vez iniciado el viaje.
  • Señaladores: colocar marcas en el suelo para identificar donde posicionarse tanto al esperar el ascensor como dentro de la cabina.
  • En el caso de que la cabina sea pequeña, se aconseja viajar individualmente, para evitar coincidir con otras personas en un pequeño espacio.
  • De ser posible, usar algún elemento descartable para oprimir la botonera.
  • Después de cada viaje realizar un lavado de manos con jabón, desinfectante o usar alcohol en gel al 70% de alcohol.
  • No tocarse la cara inmediatamente al salir del ascensor, sino higienizarse correctamente las manos antes.
  •  Uso de tapaboca y/o barbijos para circular

“En este momento, se está brindando el servicio de conservación, respetando estrictamente las indicaciones de las autoridades competentes durante el desarrollo de sus tareas. Sabemos que el ascensor es un elemento esencial que transporta a quienes necesitan movilizarse y, sobre todo, a aquellas personas a las que se les dificulta el uso de escaleras, como ancianos, personas discapacitadas, o embarazadas, entre otros casos”, aclara Leonardo Diletto, presidente de FACARA.