El Tribunal Oral en lo Criminal 25 condenó hoy a 22 años de prisión al músico Cristian Aldana, líder de la banda "El Otro Yo", por "abuso sexual gravemente ultrajante y corrupción de menores" en cuatro casos, en tanto consideró prescripto los delitos en otras tres situaciones, en un caso que rompió la naturalización de los abusos en el rock nacional.

Las denuncias públicas a Aldana por abuso sexual a menores, que alcanzaron una amplia repercusión en abril de 2017, representaron una bisagra en la historia del rock generando una conciencia respecto de ciertas prácticas, sobre todo con las llamadas "groupies", y una mayor confianza para hablar de las víctimas que dijeron "Ya No Nos Callamos Más".

En febrero de 2015, Ariell Carolina Luján, una de las víctimas de Aldana, se enteró que "El Otro Yo" iba a tocar en San Martín de los Andes, donde ella estaba; tomó una cartulina y escribió "No nos callamos más", una consigna que se convirtió en bandera y que tituló el blog (yanonoscallamosmas.wordpress.com) que luego difundió testimonios de víctimas de abuso.

Ariell conoció al cantante cuando tenía 14 y él 34. A los 17, comenzó a convivir con Aldana y en 2009 se separó; dos años después presentó las primeras denuncias en la comisaría de Morón que fueron archivadas.

El 15 de abril de 2016, una joven llamada Mailén Frías apareció en las redes sociales relatando dos violaciones sufridas de parte de José Miguel Del Popolo, líder de la banda La Ola Que Querí­a Ser Chau.

La repercusión de este video (con más de 400 mil vistos), seguido del testimonio de una ex novia de Del Popolo en el que contaba abusos físicos y psicológicos, despertó solidaridades que terminaron de materializarse en una marcha el sábado 23 de abril y una serie de denuncias.

Ariell se acercó a una fiscalía de La Boca y volvió a denunciar a Aldana; esta vez la denuncia tomó curso y fue trasladada al Juzgado de Instrucción N° 11 (Causa n° 23966/2016).

Al poco tiempo se sumaron testimonios que se convirtieron en los siete casos de la causa; en diciembre de 2016 la Justicia determinó la detención del músico y en marzo de 2018 comenzó el juicio oral y público que culminó hoy con la lectura del veredicto del Tribunal Oral en lo Criminal N° 25 que lo condenó hoy a 22 años de prisión acusado de "abuso sexual gravemente ultrajante y corrupción de menores". 

En paralelo, en el blog YaNoNosCallamosMás se multiplicaron las denuncias contra varios músicos.

La condena

Luego de tres años de litigio judicial que acumularon siete denuncias de jóvenes contra el cantante, hoy el tribunal integrado por Ana Dieta de Herrero, Rodolfo Goerner y Rodolfo Bustos Lambert dio a conocer su veredicto.

Aldana, acompañado en la sala por su mujer Guillermina Bolig, hizo uso del derecho a hablar antes de conocerse el fallo y dijo: "Ya se, voy a ir a dormir a una cárcel, máxima seguridad... me voy a ir a dormir en paz porque estoy defendiendo mi verdad".

Además, en ese momento afirmó: "Yo no soy culpable: no soy violador, ni abusador ni violento; es mentira". Al tiempo que se definió como un "hombre de bien" que quiere "estar en paz" y aseveró que su voz no fue "ni respetada ni escuchada" ya que, en el proceso en su contra, según él, "se violaron todas las garantías constitucionales".

En la previa del juicio, el músico había posado para las fotos sosteniendo un cartel escrito a mano en el que se leía la leyenda "sin defensa no hay juicio".

La decisión judicial fue aplaudida por las mujeres que colmaron la sala del Tribunal Oral y acompañaron a las siete jóvenes denunciantes.

"Las chicas hicieron un aporte muy importante para frenar los abusos en el rock y en la niñez, para nosotras son crímenes atroces. Nosotras pensamos una sociedad distinta y ellas han puesto el cuerpo para eso", dijo a Télam Gabriela Conder, abogada de Ariell Luján, una de las víctimas.

En tanto, la propia Luján aseguró tras la sentencia que se encuentra "satisfecha" con la condena, aunque reconoció que le "hubiera gustado que le dieran más años".

La semana pasada el fiscal Guillermo Pérez La Fuente había pedido 35 años de cárcel para Aldana por seis de los siete casos que se le imputan, en tanto para el séptimo pidió la absolución por falta de pruebas. Por su parte, las querellas habían pedido entre 20 y 40 años de prisión. El juicio contó con un total de 83 testigos.