El Tribunal Oral Federal 1 de La Plata condenó este miércoles a prisión perpetua al represor Miguel Etchecolatz por los secuestros, torturas y crímenes cometidos en el centro clandestino de detención que funcionó en la Brigada San Justo durante la última dictadura militar.

Se trata de la octava condena a perpetua que recibe el exdirector de Investigaciones de la  Policía Bonaerense por su participación en delitos de lesa humanidad. El represor siguió el veredicto desde el penal de Campo de Mayo, donde se encuentra detenido por otras causas.

 “Señor Jesús, si me condenan es por seguir tu causa”, apuntó el cartel que Etchecolatz colgó en su cuello al momento de escuchar el fallo.

De esta forma el expolicía de 91 años fue condenado a perpetua en el marco del juicio que investigaba las privaciones ilegítimas de la libertad, agravada por torturas, homicidio y abuso sexual en perjuicio de 84 víctimas que estuvieron cautivas en el centro clandestino que funcionó en la Brigada San Justo.

En el proceso oral y público también estuvieron imputados miembros del Ejército, de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y civiles que integraron el gobierno bonaerense durante los años del terrorismo de Estado.

Entre ellos se contaron Rodolfo Enrique Godoy, responsable del Área 114; Roberto Armando Balmaceda, Jorge Héctor Di Pasquale, Ricardo Armando Fernández, Emilio Alberto Herrero Anzorena, Carlos del Señor Hidalgo Garzón y Carlos María Romero Pavón, quienes integraron el Destacamento de Inteligencia 101.

La asociación Abuelas de Plaza de Mayo, querellante en la causa judicial, recordó a través de un comunicado que, entre los casos que se analizaron en el debate, se encuentran los secuestros de María Asunción Artigas, Mónica Sofía Grinspon y Mónica María Lemos, quienes permanecieron detenidas embarazadas en este centro clandestino y que fueron trasladadas al Pozo de Banfield.

La Brigada de Investigaciones de San Justo funcionaba en Salta 2450, en el partido de San Justo, en conjunto con las dependencias de la Comisaría 1º de La Matanza.

"Yo no maté, yo combatí en combate, que es distinto"

El represor Miguel Etchecolatz se negó este martes a ser indagado por el Tribunal Federal Oral 1 de La Plata, consideró que debía ser sometido por un tribunal militar y atribuyó su actuación al "combate".

"¿Ante quién voy a declarar? Ustedes no tienen autoridad para actuar. Necesito que me interroguen los jueces que estaban en ejercicio de sus funciones en ese momento; es decir la justicia militar. Hay mucho para declarar de esos acontecimientos que pusieron en peligro a la Patria pero no lo puedo hacer ante ustedes", desafió el exdirector de Investigaciones de la  Policía Bonaerense.

A través de una videoconferencia desde el penal donde se aloja, Etchecoltaz, expresó que en la época en donde se dieron las detenciones y torturas "ocurrió una guerra y lamentablemente en una guerra, con mucho dolor, todo tiene su motivo".

"¿Ustedes creen que estarían ahí de haber triunfado los jóvenes idealistas que pretendían tomarlo todo? Serían fusilados por ser integrantes de la burguesía!, y el que habla también", enfatizó para luego agregar que con su desempeño "defendí las instituciones, nada más".

"Yo no maté, yo batí en combate, que es distinto", concluyó Etchecolatz.