La Ley del Presupuesto General para el año 2021 tiene una inversión estimada para el Ministerio de Educación un 46,8% mayor y ocupa el sexto lugar de las áreas con mayor crecimiento interanual, luego del recientemente creado Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad (+1037%), del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat (+211%), del Ministerio de Obras Públicas (+85%), del Ministerio de Transporte (+77%) y del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (+52).

Si se analiza la inversión del Estado nacional en educación con relación al PBI, se estima que para el año 2021 estaría alcanzado el 1,3%, cifra superior a 2020 y 2019, pero aún inferior a los años anteriores. Algo similar ocurre si se compara la participación del presupuesto del Ministerio de Educación sobre el total de los gastos corrientes y de capital de la Administración Nacional. Allí, el porcentaje participativo para 2021 alcanza el 4,73% y supera a los dos años precedentes, pero aún se mantiene lejos de las cifras logradas en años 2014 y 2015 en los que la participación superaba el 6%.

En diálogo con BAE Negocios el ministro de Educación Nicolás Trotta declaró: “Es un paso importante para el camino hacia el cumplimiento de la Ley de Financiamiento Educativo. Creemos que en un año muy complejo como este es un presupuesto muy positivo. En un contexto muy difícil, hemos logrado priorizar la inversión en materia educativa”.

Las fuertes inversiones se observan en cuatro pilares

  • La provisión de dispositivos tecnológicos y la conectividad
  • La construcción de nuevos jardines de infantes}
  • La infraestructura edilicia y el equipamiento de aulas y
  • Acciones para la inclusión, reinserción y acompañamiento de niños, jóvenes y adultos.

“Los ejes son esos, sin duda. Tenemos que fortalecer el sistema de educación inicial, la infraestructura y la conectividad, pero sin dejar de lado la educación superior y la implementación de centros de formación”, agrega Trotta.

Proyecto de Ley de Presupuesto 2021

Programa por programa

De los quince programas que integran el presupuesto del Ministerio de Educación, el que mayor incremento presupuestario obtuvo fue el “Fortalecimiento edilicio de jardines de infantes” con un aumento de 814% si se lo compara con 2020 y de 1165% si se lo enfrenta con 2019.

El objetivo de este programa es la ampliación de la cobertura del nivel inicial correspondiente a los niños de 3, 4 y 5 años. La meta para 2021 figura alcanzar las 807 nuevas salas (entre construcciones y ampliaciones), con una inversión total de más de 31 mil millones de pesos. El objetivo bianual, hasta 2022, será la creación de 500 nuevos jardines de infantes.

El segundo programa de mayor crecimiento es la implementación del “Plan Federal Juana Manso”, lo que podría equipararse con el anterior Plan Nacional de Educación Digital, aunque con modificaciones y nuevos alcances. Este apartado recibirá 280% más de presupuesto que el similar vigente para 2020. El eje se centra en la provisión de dispositivos, aulas virtuales, repositorios interactivos y conectividad a los establecimientos educativos. Las metas principales serán la distribución de 546.000 computadoras en estudiantes de los primeros años del nivel secundario y la provisión de conectividad a 25.000 escuelas de todo el territorio nacional.

El monto asignado a este programa es de 14 mil millones de pesos. “Hay que tener en cuenta que el gobierno de Macri repartió 800.000 computadoras en cuatro años, nosotros en dos años y con una situación fiscal muy compleja estaremos repartiendo más que ese número. Para nosotros, ya lo dijo el Presidente, los libros y las computadoras dialogan entre sí”, refuerza Nicolás Trotta.

El programa de “Infraestructura y equipamiento” es otro de gran crecimiento interanual, con un aumento de 391% frente al presupuesto 2020, pasando de 4 mil millones de pesos a casi 20 mil millones de pesos. Las acciones se centran en el financiamiento de obras para el mejoramiento de la infraestructura escolar tanto en reformas, ampliaciones o nuevas obras y, el próximo año en particular, se priorizará fortalecer las condiciones de higiene y sanidad de los establecimientos educativos en el marco de la emergencia por la pandemia COVID-19. La meta a cumplir será la trasferencia de recursos para el mejoramiento de la infraestructura en más de 67 mil metros cuadrados y el equipamiento mobiliario para 1115 aulas.

Una cuarta pata fuerte del presupuesto de esta cartera tiene como finalidad reducir la brecha de desigualdad dentro del sector educativo. De esta manera, el programa “Gestión y Políticas Socioeducativas” vio incrementado su presupuesto interanual un 311%, pasando de destinar 2.400 millones de pesos a 9.970 millones de pesos para sus acciones en 2021. La mayor parte será destinada al nuevo programa “Acompañar – Puentes de igualdad” con el objetivo de la reinserción y la inserción educativa de 1 millón de chicos y chicas, atendiendo las desigualdades y contemplando la alfabetización federal intensificada.

Compra de libros

Por último, una acción que volverá luego de ser discontinuada en 2016 será la adquisición de libros por parte del ministerio para la entrega en distintas escuelas del país. En este caso, estiman comprar cerca de 7.300.000 ejemplares tanto de libros de texto escolares como de literatura infantil y juvenil.

“Este año hemos iniciado un proceso de licitación del Plan de Lectura para la compra de más de un millón de libros de literatura que profundizaremos en 2021 y, por otro lado, hemos comenzado a trabajar en distintas alternativas con las provincias para llegar con manuales a los estudiantes más vulnerables del sistema educativo de gestión estatal el año próximo. En ambos casos, apuntamos a un sistema multisoporte, para que los contenidos estén tanto en los libros impresos como en la plataforma Juana Manso”, agrega el ministro.

Otros dos programas que visualizan un crecimiento importante son: la “Asignación de Becas a Estudiantes” con un incremento interanual del 101% y las “Acciones de formación docente” con un aumento de 186% comparado con 2020.

Por último,  otros programas han perdido participación dentro del ministerio y se han reducido en términos reales, ya que su incremento interanual no supera la inflación estimada para el período. Es el caso del programa de “Información y evaluación de la calidad educativa” diseñado para analizar, evaluar y difundir información sobre las políticas educativas y el programa de “Fortalecimiento territorial y acompañamiento de organizaciones educativas” encargado de articular políticas innovadoras con diversos actores sociales.

El presupuesto del Ministerio de Educación en un 46,8% lo pone muy por encima del crecimiento promedio de los gastos totales de la Administración Nacional donde se estima un aumento de 17,6% para 2021. Aun sin alcanzar las cifras de los años más positivos en materia de inversión (2014-2015),  puede ser el paso para el anhelo del cumplimiento del financiamiento educativo determinado o, por contrario, una nueva promesa trunca hacia nuestro sistema educativo.