La ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, ratificó que hasta el 30 de septiembre próximo, se mantendrán tanto el congelamiento de precios de los alquileres como la prohibición de los desalojos por falta de pago. "Los inquilinos están protegidos de los desalojos, la rescisión y los aumentos. Garantizamos que no puede haber desalojos", aseguró la funcionaria. El decreto de necesidad y urgencia 320/2020 establece además el congelamiento de las cuotas de los créditos hipotecarias.

Bielsa explicó además que ese decreto "deja en claro que si el inquilino quiere mudarse sí puede hacerlo, mandándole una notificación a la inmobiliaria o al propietario de que lo va a hacer, con 20 días de anticipación".

Esa medida oficial establece también que las deudas que pudieren generarse hasta el 30 de septiembre, originadas en la falta de pago, en pagos realizados fuera de los plazos contractuales pactados o en pagos parciales, deberán abonarse en, al menos, tres y seis cuotas mensuales, iguales y consecutivas, con vencimiento, la primera de ellas, en la misma fecha del vencimiento del canon locativo que correspondiere a octubre próximo.

En este caso, podrán aplicarse intereses compensatorios, los que no podrán exceder la tasa de interés para plazos fijos en pesos a 30 días, que paga el Banco Nación, pero no podrán aplicarse intereses punitorios ni moratorios.