En la ciudad de  Beirut, capital de Líbano, un muro que simula ser una fachada de un edificio y mide menos de un metro de ancho llama la atención. Y es que según cuenta un mito popular, fue construido luego de una pelea de herencia entre hermanos, para bloquear la vista al mar a uno de ellos.

La edificación fue construida en 1954 después de que uno de los herederos recibiera un terreno menos beneficioso. Rencoroso, este hermano hizo en un terreno de 120 metros cuadrados, un edificio, que mide 14 metros de alto y tiene ambientes de un metro de ancho.

La construcción de color rosa se la conoce comúnmente como ‘al-Ba`sa' en árabe mientras que los extranjeras la reconocen por su nombre en ingles: “The Grudge” que en español se traduce como “El Rencor”, dejando entrever su historia.

Se encuentra en el exclusivo barrio de Manara, reconocido por su cercanía al Mediterráneo. En algunos ambientes el ancho de “The Grudge” alcanza los 4 metros.

El conflicto

Tras recibir la herencia, el terreno fue divido en dos parcelas, pero una de ellas era más chica. Lo que llevó a uno de los hombres, al desfavorecido, construir un edificio de tres pisos para tapar la vista del mar a su hermano.

El lugar fue reconocido mundialmente luego de que la urbanista y arquitecta Sandra Rishani realizara un ensayo que se encuentra en el libro ‘Beruit Re-Collected’, en 2014.

Rishani reveló que no sabía de la existencia del edificio hasta que su padre le contó la historia. Quedó maravillada y decidió averiguar más al respecto. "Sí, lo sé, es impactante. Es un muro...pero la gente solía vivir en él", escribió.