La pandemia de coronavirus retoma el ritmo alcista y sumó este lunes 28.860 nuevos casos lo que acelera el escenario por avanzar en más restricciones

A menos de una semana que venza el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 278, el ministro de salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, anticipó que "si con el segundo grupo de medidas" que se activaron el 12 de abril,  no descendieran los casos, entonces "necesariamente hay que acompañar" las nuevas disposiciones.

“Todavía no cumplimos los 10 días del segundo grupo de medidas. Si con el segundo grupo de medidas no descendieran los casos, entonces necesariamente hay que acompañar nuevas medidas. Lo que decimos es que las medidas tienen que ser en base a la evidencia y la evidencia hay que explicársela a la gente con toda claridad para que pueda comprender por qué proponemos lo que proponemos”, apuntó el funcionario porteño en diálogo con radio La Red. 

De acuerdo al último relevamiento de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), el distrito porteño cuenta con el 91,11% de sus camas en las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) ocupadas, mientras que este número crece al 93% si se toma los partidos que integran el Conurbano bonaerense.

"La ocupación por COVID-19 fue del 70%, con un uso de ventilación mecánica del 82%. El 65% de las Instituciones no presentó camas disponibles", alertó el relevamiento del 14 de mayo. 

La circulación vuelve a ser el factor clave para intentar detener la carrera alcista del Covid-19. El viceministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, retomó el llamado por un "cierre fuerte" a modo de "shock" para un mayor impacto y que alcanzaría a un reempadronamiento de los permisos de circulación para uso del transporte público. 

“Pareciera cada vez más lógico tomar una medida de cuidado más fuerte, por un tiempo más acotado, para terminar de vacunar y preservar el sistema de salud. Si uno logra un cierre muy fuerte, por ejemplo un cierre total, esos cierres pueden ser más acotados en el tiempo y empezar a liberar a medida que bajan los casos. Si los cierres son parciales, la eficacia de la medida también es parcial, es menor, tiene menos impacto social y económico”, explicó el funcionario. 

Las nuevas restricciones que analizan aplicar

Con el miércoles y jueves como los días clave para evaluar el comportamiento de la pandemia en la región, Quirós hizo hincapié en un mayor control sobre las actividades permitidas e incluso abrió la puerta para suspender las clases presenciales.

"Si la gente no cumple protocolos, el problema no es la circulación. La circulación es un gran marcador, pero hay que saber desmenuzarla", repasó el funcionario.

Sobre los cambios que se analizan aplicar al ciclo lectivo, desde el gobierno porteño anticiparon que sólo se acatará si se aplica una suerte de fase 1 como el año pasado. 

“Para que haya una suspensión total de las clases presenciales, que no lo descartamos para algún momento, el escenario debería ser el de marzo de 2020, con una cuarentena muy dura”, indicaron al portal Infobae.