La feria de tecnología móvil más importante del mundo que tenía previsto celebrarse en Barcelona entre el 24 y 27 de febrero, Mobil World Congress (MWC), fue cancelada ayer por sus organizadores, tras una ola de deserciones de multinacionales del sector por el temor a la propagación del coronavirus.

El Comité de GSMA, asociación que aglutina a las empresas de telecomunicaciones a nivel global y organizadora del MWC de Barcelona, se reunió de urgencia ayer a la tarde por videoconferencia para dar una respuesta a la situación de incertidumbre que generó la retirada masiva, del evento, de compañías tecnológicas.

La reunión se precipitó luego de que la alemana Deustche Telekom, las británicas British Telecom y Vodafone y la francesa Orange, además de la finlandesa Nokia, se sumaran a la lista de bajas, que ya incluía a una treintena de empresas, entre ellas los gigantes Facebook, Amazon, Sony, LG, Ericsson, Nokia, Rakuten e Intel.

Tras más de seis horas de reunión, por medio de un comunicado, el director ejecutivo de la organización, John Hoffman, anunció la cancelación del MWC, una abrupta decisión que contrasta con los pronunciamientos de las autoridades locales que insistieron en que no existe ningún riesgo sanitario.

"Con el debido respeto al ambiente seguro y saludable en Barcelona y el país anfitrión hoy, GSMA canceló el MWC Barcelona 2020 ante la preocupación global con respecto al brote de coronavirus. La preocupación por los traslados y otras circunstancias, hacen que sea imposible que GSMA celebre el evento", indicó la nota.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó ayer que las primeras pruebas para la vacuna contra el coronavirus, que mató en China a 1.114 personas y afecta a más de 44.000, principalmente en ese país, comenzarán en cuatro o cinco meses, aunque su uso generalizado no llegará hasta dentro de un año o año y medio.

Declaraciones locales

El encargado de negocios de la Embajada de China en Buenos Aires, Xiaolin Wang, dijo ayer que la Argentina está "muy bien preparada" contra la epidemia de coronavirus, consideró que su país está haciendo un "manejo responsable y transparente" de la emergencia, y que con las estrictas medidas de control y cuarentena para aislar el virus "está ayudando al mundo a ganar tiempo para encontrar una cura" a la enfermedad.

En una entrevista con Télam en la embajada del barrio porteño de Saavedra, el funcionario contó que ya mantuvo "una reunión muy importante" con el ministro de Salud, Ginés González García.

También remarcó que hay muchos factores locales que dificultan la llegada del virus, entre ellos que nuestro país está muy alejado del epicentro del contagio, que no hay vuelos directos a China y que el calor no favorece la propagación de la enfermedad, originada por el ahora denominado virus COVID-19.