La cantidad de casos de coronavirus en Argentina rompió un nuevo récord: en el país ya hay 201.919 personas afectadas por la enfermedad Covid-19, de las cuales 3.667 murieron, lo cual da una tasa de letalidad de 1,8%. Este lunes entró en vigencia el DNU que establece las nuevas normativas para las zonas con aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO), que se encuentran en fase 3, y con distanciamiento social, preventivo y obligatorio (DISPO), que se encuentran en las fases 4 y 5.

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, explicó que para definir las normativas en esta nueva etapa de aislamiento y distanciamiento social, según corresponda a cada región, se tuvieron en cuenta los tres indicadores más relevantes para la situación epidemiológica de coronavirus: "el tiempo de duplicación de los casos, las áreas donde tienen transmisión comunitaria extendida, y la situación en relación a la respuesta del sistema de salud", indicó.

También hubo zonas que pasaron del marco de distanciamiento al de aislamiento por un empeoramiento de su situación: los departamentos de Río Grande, en Tierra del Fuego; Güer Aike, Santa Cruz; Atreucó, Catriló, Santa Rosa y Toay, en La Pampa.

Por otra parte, las zonas que estaban en aislamiento y pasaron a distanciamiento son San Fernando, Resistencia y Gran Resistencia, en Chaco. "Después de un inmenso trabajo se ha logrado estabilizar la curva, y en función de los indicadores, la posibilidad de pasar a distanciamiento social, preventivo y obligatorio, sosteniendo todas las recomendaciones". celebró la funcionaria.

En tanto, señaló que las áreas de la ciudad de Mendoza y Gran Mendoza, así como Rosario, ciudad de Córdoba y Gran Córdoba tienen "un tiempo de duplicación de casos menor a 15 días y transmisión comunitaria extendida", pero debido a que " su sistema de salud es robusto y tiene la capacidad para dar respuesta", continuarán en etapa de distanciamiento social.

Vizzotti recordó que en los lugares más densamente poblados, "en el momento en que se pasa de ASPO a DISPO el aumento de la circulación de personas hace que aumenten los casos", lo cual se vio reflejado en las últimas semanas.

Por eso se prohibieron las reuniones sociales en todo el país durante los próximos 15 días, sin importar la fase en que se encuentre cada región, y se establecieron nuevas normas para realizar diferentes actividades de acuerdo a la situación epidemiológica.

Tanto la provincia de Jujuy como el AMBA seguirán en ASPO, lo cual incluye a la Ciudad de Buenos Aires y a los 35 municipios del conurbano bonaerense: Almirante Brown, Avellaneda, Berazategui, Berisso, Ensenada, Escobar, Esteban Echeverría, Ezeiza, Florencio Varela, General Las Heras, General Rodríguez, General San Martín, Hurlingham, Ituzaingó, José C. Paz, La Matanza, Lanús, La Plata, Lomas de Zamora, Luján, Marcos Paz, Malvinas Argentinas, Moreno, Merlo, Morón, Pilar, Presidente Perón, Quilmes, San Fernando, San Isidro, San Miguel, San Vicente, Tigre, Tres de Febrero y Vicente López.

La ocupación de camas de terapia intensiva continúa en ascenso mientras se expande el virus: el 65,2% de las unidades de cuidados críticos disponibles en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) están ocupadas, por pacientes con diversas afecciones, mientras que este porcentaje a nivel nacional es de 55,5%.

Son 1.122 los pacientes Covid internados en terapia intensiva en todo el país, mientras que 91.302 personas se recuperaron de coronavirus y recibieron el alta médica.

El 88% de los nuevos casos registrados ayer (5.376) pertenecen al AMBA, indicador que se encuentra en descenso. Sin embargo, el hecho de que este porcentaje baje "no es porque estén disminuyendo los casos de esa región, sino porque están aumentando en el resto del país", explicó Vizzotti durante el reporte matutino.

Con respecto a Chaco, que ayer informó 33 casos nuevos, destacó que "está en una meseta, en disminución", pero por fuera del AMBA "se están aportando casos de manera importante en los últimos días". Lo mismo sucede con el porcentaje de ocupación de camas en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires: el 83% de las internaciones se dan allí, número en baja porque "están aumentando en otras provincias".